Las Provincias

Un grupo antisistema increpa al arzobispo Cañizares tras la misa del patrón de Gandia

  • Los jóvenes de izquierda independentista convocan la protesta por las redes sociales y tildan al prelado de «fascista» y «homófobo»

Una veintena de jóvenes, relacionados con el grupo radical Arran La Safor, empañó ayer la celebración de la misa en honor a Sant Francesc de Borja, que tuvo lugar en la Colegiata de Gandia. En la eucaristía participó el arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, quien fue el encargado de celebrar la homilía.

Los integrantes de este colectivo, antisistema y de izquierda independentista, según reza en su perfil de facebook, increparon al prelado desde fuera y lanzaron consignas de todo tipo contra los religiosos que habían acompañado al cardenal. También contra muchos de los devotos de la Ciudad Ducal que acudieron a la misa del día del patrón.

Cañizares llegó poco antes de las 12 horas en coche a la Colegiata. Fue recibido entre otros por los ediles Liduvina Gil y Miguel Ángel Picornell. El arzobispo ofició la ceremonia, en la que el abad de Gandia, Ángel Saneugenio, ofreció un sermón en el que ensalzó los valores de Sant Francesc de Borja.

Una vez concluyó la homilía, los asistentes iban abandonando la Colegiata por la puerta de los Apóstoles y se toparon con un grupo antisistema. Miembros del colectivo 'Arran La Safor ' (que promovió la protesta) y algunos simpatizantes se concentraron en un lateral de la plaza para increpar a Cañizares.

Los manifestantes no habían pedido permiso para concentrarse, según indicaron fuentes policiales. Nada más empezaron a salir fieles de la iglesia los jóvenes comenzaron a lanzar todo tipo de consignas, tanto a los sacerdotes que acompañaron a Cañizares en la misa como a los asistentes a la ceremonia.

Las proclamas que se oyeron fueron de todo tipo: 'Cañizares, fuera de la Safor', 'Fuera fascistas' o 'Nosotras parimos, nosotras decidimos'. Además llevaban pancartas, una de ellas con la polémica imagen en la que la Virgen de los Desamparados se besa con la Moreneta.

Todo esto generó un enfrentamiento. Alguno de los fieles se aproximó a los manifestantes y les tildó de «indeseables». Además, el abad de Gandia hizo amago de acercarse al grupo y a pocos metros les dijo que eran «antidemocráticos e imperialistas». Otro cura también intento aproximarse al grupo, pero los fieles lo retuvieron.

Esta protesta no fue espontánea. Los manifestantes habían convocado ya hace algunos días a miembros del colectivo y simpatizantes para acudir a la Colegiata y protestar contra el arzobispo. Arran La Safor hizo el llamamiento a través de una red social, y bajo el título 'Alerta feminista'. Advertía de la visita del prelado y le llamaba «homófobo, fascista y machista» y animaba a «recibirlo como se merece». Pese al malestar vivido, Cañizares abandonó la Colegiata como estaba previsto, según fuentes de la iglesia. El cardenal finalizó la misa y se retiró a la sacristía. Desde allí salió a un patio entre el templo y la casa abadía, donde le esperaba su coche. Cañizares se montó en el vehículo y siguió con su agenda. Tenía previsto comer con el abad y con otros sacerdotes de la comarca

El PP lamentó los «ataques verbales» que sufrió el arzobispo de Valencia tras acudir a la misa de Sant Francesc de Borja. Además criticaron que la alcaldesa de Gandia, Diana Morant, no asistiera al acto.