Las Provincias

Un experto expone algunas de las piezas halladas en Bolomor. :: lp
Un experto expone algunas de las piezas halladas en Bolomor. :: lp

La Vall planea excavaciones en Bolomor tras hallar huesos de 120.000 años

  • Los últimos restos localizados animan al gobierno y a expertos a preparar nuevas campañas de trabajo en la cavidad

Los importantes hallazgos localizados en la campaña de excavaciones en la Cova del Bolomor entre los meses de agosto y septiembre son la mejor baza para dar continuidad y ampliar los recursos que se dedican a estudiar este yacimiento valenciano, medida que ya baraja el gobierno local y los expertos .

Los investigadores de Bolomor presentaron el descubrimiento de cuatro restos humanos de más de 120.000 años. Se trata de huesos parietales, dos de los cuales están correlativos, es decir, pertenecen a un mismo parietal si se unen por sus extremos.

Además, la pasada campaña de excavaciones sacaba a la luz el primer bifaz documentado en toda la secuencia estratigráfica. El bifaz es una herramienta de piedra tallada que tiene un tamaño similar a una mano humana y que según los primeros estudios pertenece a un tipo de piedra que se localiza cerca del Ulla Gran, a más de un kilómetro de distancia de la Cova de Bolomor.

Junto a estos destacados hallazgos se presentaron varios molares de animales como cabras, macacos, hipopótamos o jabalíes. Los restos han sido confirmados el profesor Juan Luis Arsuaga del Centro UCM-ISCIII de Búsqueda sobre la Evolución y Comportamiento Humano de Madrid. Él es uno de los 70 componentes que participaron en la campaña de excavaciones de 2016 en Bolomor. En la pasada campaña se investigó en el nivel IV de la cueva, que ya fue excavado en los años 90 y que ha sido uno de los niveles que más hallazgos ha arrojado con casi 30.000 restos entre materiales líticos y de la fauna de ese periodo.

Cuna de los homínidos

Los restos humanos hallados vienen a sumarse a los que ya se detectaron en Bolomor y que sitúan a este yacimiento como la cuna de los homínidos en la franja levantina. Los restos descubiertos se suman a otro fragmento parietal, a un peroné, a un molar y un canino que ya fueron encontrados en Bolomor.

Estos restos permiten abrir vías de investigaciones genéticas para ver la relación entre los grupos humanos de neandertales y los preneandertales. En la presentación de los restos, el director de la excavación, Josep Fernández, señalaba que la importancia científica de Bolomor estaba más que demostrada y apuntaba que puede ser un referente turístico si se siguen los modelos divulgativos que se han hecho en Atapuerca, con más de 350.000 visitas anuales, o Altamira.

Eso sí, a Bolomor aún habría que dotarla de infraestructuras y fondos para fomentar la investigación, hacer un museo, una serie de talleres y poner el valor el bosque mediterráneo que envuelve a este privilegiado entorno. De momento, se va a habilitar un aparcamiento junto al recinto.