Las Provincias

El Tio de la Porra abre cuatro días de fiesta

  • Los grupos de la figura satírica llenan las calles de Gandia y políticos, niños y mayores saltan al compás del ritmo de las bandas en la Plaça Major

  • El personaje toma la vara de mando y saca a los escolares de los colegios para disfrutar de la Fira

gandia. La ciudad de Gandia vibró un año más con la llegada del Tio de la Porra. Este popular personaje invadió con sus bandas todo el municipio y tomó el poder durante unos días. Con la vara de mando en sus manos, la Ciudad Ducal entra en sus días grandes y la fiesta está declarada hasta el próximo lunes por la noche.

A primera hora de la mañana el Tio de la Porra llegó a las puertas del Ayuntamiento de Gandia, donde le dijo a la alcaldesa, Diana Morant, que por «el poder» que le otorgaba la tradición, tomaba la vara de mando. Este personaje recibió el bastón de manos de la primera edil, quien se lo cedió amablemente y le autorizó a gobernar la ciudad durante la Fira i Festes.

En esta ocasión, y por segundo año consecutivo, la figura del Tio de la Porra estuvo representada por Telmo Gadea, presidente de la Junta Local Fallera. Alzando al viento el bastón de mando, el Tio de la Porra acompañado de las bandas de música, sacó a todos los niños de los colegios de la ciudad para desfilar al son de la música de los tambores.

Los escolares esperaban ansiosos su llegada del Tio de la Porra, porque saben que tras su aparición, tienen por delante cuatro días de fiesta para pasarlo en grande. Con el uniforme militar francés del siglo XIX, al ritmo de los tambores y gorro azul marino y rojo, recorrió todos los centros escolares y uno a uno fue liberando a todos los niños gandienses de los libros durante los próximos días. Desde primera hora de la mañana, las calles se convirtieron en un río de gente que empezaba a disfrutar de la Fira.

Una vez todos los niños circulaban por las calles, llegó el colofón final. Al mediodía la plaça Major se quedó pequeña para acoger la concentración de bandas del Tio de la Porra que fueron desfilando una a una ante la atenta mirada de los ciudadanos y el gobierno local.

El son de los tambores retumbaba en la plaza donde pequeños y mayores disfrutaban del gran espectáculo musical que ofrecían más de un centenar de instrumentos que tocaban al unísono. Incluso, una de las bandas deleitó a los presentes con la dulce música de la dolçaina valenciana. Al finalizar el acto, grandes y mayores hacían cola para conseguir una fotografía con el protagonista del día, un Tio de la Porra que no volverán a ver hasta el año próximo. Un bombardeo pirotécnico culminó el desfile de las bandas del Tio de la Porra.

Los políticos de Gandia no faltaron a esta cita ni a la visita matinal del popular personaje. Además de la primera edil, estaban, entre otros, el delegado del Gobierno, Juan José Moragues; la vicealcaldesa, Lorena Milvaques; el edil de Cultura, Joan Muñoz, y los portavoces del PP y Ciudadanos, Víctor Soler y Ciro Palmer.

Morant dijo que el día del Tio de la Porra hay que vivirlo y disfrutarlo al «máximo», ya que todos los vecinos esperan ese día «como cuando eran niños». «Hay que salir a la calle y encontrarse con todos los actos previstos, además de con amigos y familiares», precisó la alcaldesa de Gandia.

Moragues explicó que como gandiense no quiso perderse este acto tan especial que marca el inicio de las fiestas y aseveró que la ciudad es conocida en muchos sitios de España por la figura del Tio de la Porra, además de por su gastronomía, playa y patrimonio. Milvaques, por su parte, destacó que la gente esperaba la llegada de las fiestas, algo que se notó en la cantidad de vecinos que había ayer en las calles. Dijo que la Fira de Gandia es emblemática y pidió a todos los ciudadanos que disfruten de las actividades.

Finalmente, el edil Muñoz apuntó que arranca «una aventura de cuatro días» y que espera que el tiempo sea benevolente y permita que se desarrollen todos los actos previstos en la ciudad hasta el día de Sant Francesc de Borja, el lunes 3 de octubre.

A lo largo de la mañana de ayer la ciudad se llenó de ambiente festivo y la gente salió a la calle para pasear por los diferentes mercados que empezaron a abrir sus puestos. Los gandienses y los visitantes de la ciudad acudieron a disfrutar del Mercado Renacentista, el Mercado Tradicional y el Zoco Árabe, para posteriormente recargar fuerzas en la plaza del Mosset, que contaron con una elevada afluencia de público.

La tarde se llenó con actividades deportivas que inundaron el centro de la ciudad. Los viandantes disfrutaron con las exhibiciones de gimnasia rítmica, kárate, hip hop y capoeira. Al atardecer, llegó el turno del espectáculo de luces y sonido que inauguró de manera oficial la Fira. La noche continuó con la cena medieval en el Palau Ducal y la apertura del Passeig de Les Arts.

El Teatro Serrano albergó el concierto de Raimon. El cantautor de Xàtiva deleitó a los presentes con su última gira 'Raimon a casa'. El Parc de la Festa acogió las actuaciones para los más jóvenes.

El plato fuerte de la noche llegó cuando el grupo gandiense La Raíz subió al escenario. La banda de Gandia se reencontró con su público tras cosechar un año de éxitos por toda la geografía española. La Raíz actuó como artista invitado en la final del noveno concurso de Sona la Dipu donde participaron Lígula y Meridian Response.