Las Provincias

Tavernes quiere ordenar las 300 casetas alegales ubicadas en la partida Els Marenys

Zona rústica donde se proyecta la ampliación del cementerio de Tavernes de la Valldigna. :: c-g.
Zona rústica donde se proyecta la ampliación del cementerio de Tavernes de la Valldigna. :: c-g.
  • La homologación del suelo no urbanizable pretende garantizar que no haya vertidos contaminantes en estas edificaciones del litoral

Entre 250 y 300 casetas se han contabilizado en la franja costera situada entre Xeraco y el casco urbano de la playa de Tavernes de la Valldigna, en Els Marenys. El consistorio ha iniciado un proceso con el que se pretende delimitar y crear un plan especial de ordenación de esta franja en la que hay una gran cantidad de viviendas que en su mayoría no cumplen con la legalidad.

El Ayuntamiento ha sacado a exposición pública el plan de homologación modificativa de suelo no urbanizable. Durante la pasada semana se realizaron reuniones en las que se dieron los detalles de esta iniciativa que consiste en catalogar los usos que se pueden dar al suelo no urbanizable, que está formado por los terrenos forestales y los rústicos.

Entre otras catalogaciones, esta homologación deberá acotar la zona de Els Marenys situada junto a la franja marítima en la que hay gran cantidad de chalés de segunda residencia. Según explicaba el edil de Urbanismo, Josep Llàcer, sobre este sector se deberá establecer una delimitación.

«La propuesta es hacer un plan especial de ordenación de estas casetas. Después, ese plan marcará su ordenación, el impacto en la contaminación de acuíferos, los accesos o la recogida de residuos». Llàcer señala que se tratará de un plan especial, y mientras se realice su redacción se suspenderá cualquier licencia o actividad. La situación de esta zona es muy delicada, ya que hay varios tipos de afección urbanística.

En primer lugar están las casetas que se verían afectadas por Costas. Estos casos podrían ser las que se encuentran a 200 metros de la ribera interior del mar.

También hay edificaciones en las que se entiende que siendo ilegales, al haber pasado 15 años, no es posible restablecer la legalidad tal y como estaba antes de su construcción. Y finalmente estarán las casas que se hayan edificado de forma legal.

El plan deberá marcar qué se debe cumplir en ese sector, así como la manera de gestionar la retirada de residuos, los accesos o si las casetas deben tener fosa séptica o hacerse un alcantarillado.

Se tratará de establecer unos mínimos para garantizar que en esta zona no se realicen acciones que puedan ser contaminantes de los acuíferos o supongan un impacto ambiental mayor del que ya existe.

El concejal explicó que esa acción es una de las que se pretende dentro de la homologación de suelo no urbanizable. Llàcer se mostraba satisfecho por la acogida que han tenido las charlas de exposición pública de la homologación modificativa. «No se trata de cambiar la calificación de ningún terreno, sólo se pretende adaptar el Plan General de Ordenación Urbana a la normativa actual y delimitar los usos del suelo forestal y rústico para mejorar los trámites de licencias de actividades».

A través de la web municipal, se han preparado planos en los que se puede ver cómo quedaría la catalogación del suelo no urbanizable y qué actividades podrán darse en cada sector.

Ahora se abre el periodo de alegaciones a esta homologación. En las primeras reuniones ya hubo aportaciones como la que solicitaron los empresarios para que se permitiera el uso de hostelería rural en la zona del Massalari.

Hotel rural o campamento

Con esta homologación se delimita en qué espacios se puede solicitar la construcción de una caseta de aperos o una vivienda familiar, así como la instalación de actividades permitidas en suelo rústico como una residencia canina, un centro hospitalario, un hotel rural, un campamento, tiendas de plantas ornamentales, actividades de ganadería, tratamiento de residuos o por ejemplo también piscifactorías terrestres.

Con la nueva homologación, en cada zona del término vallero se delimitará qué actividades se pueden solicitar, prestando atención a las zonas húmedas protegidas o a las que son inundables.