Las Provincias

La llegada a la Safor de naranja de Sudáfrica hace caer el precio de la arroba a tres euros

  • Los agricultores aseguran que tienen «más pérdidas que nunca» y culpan al Estado y a la UE de permitir la «entrada masiva» de cítricos

gandia. La importación de cítricos a la Comunitat Valenciana de fuera de la Unión Europea está poniendo en jaque al sector agrícola en la Safor. La masiva llegada de naranjas desde Sudáfrica ha hecho que el inicio de la campaña de recolección preocupe a los productores de la comarca, ya que la fruta se está pagando por debajo de los precios de la pasada temporada, a menos de tres euros.

Las primeras variedades de naranja, entre ellas la prenules y la iwasaki, se están recogiendo en la Safor desde finales del mes de agosto, pero están teniendo «serios problemas para hacerse un hueco en el mercado, tanto español como europeo», como apuntó el representante de la Asociación Valenciana de la Agricultores (AVA), Vicent Faro.

El principal problema es que están llegando cítricos desde Sudáfrica a costes «muy reducidos, con los que es imposible competir». Faro comentó que esto obliga a vender a los productores locales a precios más mucho más reducidos si quieren sacar su fruta al mercado.

De hecho, relató, el sector «ha vuelto a precios que no se conocían desde hace varias temporadas». En estos momentos se está pagando la arroba de naranja a unos tres euros, pero en la mayoría de ocasiones los propietarios de las parcelas se ven obligados a dar su producción por debajo de esta cantidad.

Coste reducido

Estas cifras contrastan con las de la pasada campaña, ya que la arroba se vendían por 4 o 4,5 euros, cuando la producción fue menor y la calidad de los cítricos fue buena. El año pasado los agricultores empezaron a ver la luz tras varias temporadas de precios ínfimos.

Sin embargo en esta campaña las cosas han cambiado. Hay algo más de producción y la entrada de cítricos de fuera no cesa. «Durante los meses en que aquí no se recoge naranja se puede entender que se importen, pero ahora no», añadió.

Por todo ello, Faro explicó que los agricultores de la Safor están obligados a entregar su producción a estos precios, ya que de lo contrario «se les quedaría en el árbol». El representante de AVA precisó que aunque los propietarios de huertos vendan la naranja a tres euros, «hay ciertas diferencias», con la que llega desde África .

«La frutas importadas llegan refrigeradas y listas para entrar en el mercado minorista, es decir, para venderse en los comercios», indicó. Este producto se paga «justo a tres euros la arroba». Sin embargo, los cítricos de la Safor se están costeando «al mismo precio, pero cuando salen del campo», es decir, que todavía tienen que ir al almacén y se tienen que someter a los procesos habituales antes de que lleguen a los establecimientos.

Diferencias de la fruta

Esta es la principal diferencia entre ambos productos, y lo que hace que muchos mayoristas se decanten por la naranja de Sudáfrica. Faro matizó que la naranja extranjera se importa desde hace años, pero que esta temporada «los productores de la Safor están sufriendo especialmente» su competencia.

Desde AVA culpan directamente al Estado y a la Unión Europea de permitir la «entrada masiva de estos cítricos», que están asestando un nuevo golpe al sector agrícola en la Safor, generando «más pérdidas que nunca».

El representante de AVA indicó que no ha sido una buena decisión, «ya que se está haciendo mucho daño a todos los productores valencianos». «No tiene sentido traer a España cítricos de fuera cuando aquí ya estamos recogiendo las primeras variedades en la Safor», remarcó Faro. «Esto genera que se pierdan puestos de trabajo en el campo y que la producción valenciana encuentre muchos inconvenientes para llegar al mercado europeo, algo que no tendría que ocurrir», concluyó el representante del sector.