Las Provincias

Padres de un instituto pagarán los libros ante la falta de dinero de Xarxa Llibres

  • El María Enríquez informa a las familias de la falta de ayudas con una circular y el PP exige al bipartito de Gandia que reclame más subvenciones al Consell

El reparto de las ayudas de la Xarxa Llibres sigue generando confusión y caos entre los padres y madres de los alumnos y en los centros educativos. Ahora ha sido un instituto de Gandia, el IES María Enríquez, quien ha alertado a las familias de que no podrá hacer frente a la compra de los libros ante las escasas ayudas que ha previsto el Gobierno Valenciano y les pide que compren los ejemplares de texto de sus hijos.

El programa, instaurado el pasado año por la Conselleria de Educación, tiene como objetivo crear un banco de libros de texto en los centros educativos con el fin de que las familias no tengan que desembolsar las elevadas cantidades que cuesta este tipo de material cada vez que arranca un curso.

La iniciativa se puso en marxa el pasado curso, tras la entrada del PSPV y Compromís en la Generalitat, y no estuvo exenta de polémica. De hecho, durante meses ni los padres ni los responsables de los colegios sabían cuál era el funcionamiento del programa ni cuándo llegaría el dinero para comprar los libros.

Ahora la polémica salpica al María Enríquez, uno de los centros con más alumnos de Gandia y que recibe a jóvenes de varias localidades de la Safor. Todo esto pone en la picota la falta de planificación autonómica en el reparto de las ayudas y en las cantidades a entregar.

La dirección del centro no ha dudado en enviar una circular a las familias informando de la precaria situación por la que pasa el instituto, ante las escasas partidas que ha aprobado el Consell para los libros de los estudiantes de los cursos de secundaria.

Es más, en la misiva la dirección del centro indica a madres y padres que sólo podrá adquirir «cuatro libros» por alumno, ya que los «recursos son limitados». Lo cierto es que Educación ha previsto cantidades irrisorias para estudiantes de secundaria, como criticaron ayer desde el PP de Gandia.

Ayudas escasas

El edil Víctor Soler explicó que en la carta del María Enríquez, al igual que en el Boletín Oficial de la Comunitat Valenciana (BOCV), se especifica que las subvenciones serán de un máximo de 100 euros en segundo y cuarto de ESO, mientras que en primero y tercero será de 41,7 euros.

Estas cifras no permiten al María Enríquez comprar los ejemplares para los estudiantes y sólo podrá adquirir una parte, cuatro, como se explica en la circular.

Por ello el centro ha solicitado a las familias que entiendan la situación y «consigan el resto de libros». Soler lamentó la mala planificación «del Consell» a la hora de sacar adelante estas ayudas. El concejal matizó que la Xarxa Llibres ha generado problemas desde el principio y que este programa no es equitativo: «Con esta iniciativa del Gobierno de Ximo Puig todo el mundo tiene libros gratis, desde las familias más ricas a las más pobres. Un plan de este tipo ha de ser progresivo y con criterios, tiene que primar a las más necesitadas».

De hecho, Soler recordó que en la pasada legislatura el PP tenía en marcha el Bono Llibre que era una «importante ayuda para que las familias adquirieran los libros». También criticó la falta de sensibilidad del Consell y del titular de Educación, Vicent Marzà, al dejar recaer toda la responsabilidad de este programa «en el personal de los centros educativo».

«Son los funcionarios de los colegios quienes tienen que gestionar las ayudas y quienes tienen que comprar los libros, pero si, además, no hay dinero no pueden hacerlo», relató. El edil del PP reclamó al gobierno local que se posicione y reclame al Consell de «izquierdas» más dinero para que haya libros para todos, «como se prometió».

Tras Soler compareció la edil de Educación, Laura Morant, quien nada más entrar en la sala criticó el «cinismo» del PP. La concejal de Més Gandia aseguró que el problema del María Enríquez «ha sido puntual» y que se trató en la comisión de escolarización de la semana pasada, donde lamentó que no estuviera Soler.

Dijo que el inspector aseguró en esta reunión que el María Enríquez «tenía dinero para hacer frente a este incidente» y que si no lo tiene se le hará llegar. Pero la misiva emitida por el instituto es posterior a esta reunión, el 16 de septiembre, por lo que quizá desde la directiva del instituto no tienen claro que las partidas vayan a llegar. Según Soler para hacer frente a los libros todos «los centros de Gandia han tenido que echar mano de fondos destinados a otros fines en los centros, como para material docente o mantenimiento», algo que Morant negó.