Las Provincias

Admitido el recurso de la gasolinera contra el consistorio de Tavernes

  • El juez solicita al Ayuntamiento una copia del expediente relativo a la instalación de una estación de servicio en la travesía vallera

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 4 de Valencia ha admitido a trámite el recurso contra el Ayuntamiento de Tavernes que interpuso la empresa interesada en instalar una gasolinera en la Avinguda de Germanies 98 de esta localidad.

La mercantil presentó este recurso el pasado mes de julio y ahora el juzgado ve indicios suficientes para atender las reivindicaciones propuestas y ha pedido al consistorio que remita copia del expediente relativo a la instalación de una estación de servicios en la travesía vallera.

Según los representantes de la gasolinera, desde el Ayuntamiento no se han realizado los trámites conforme establece la normativa. Los empresarios sostienen que el consistorio ha solicitado el informe al área de carreteras de la Generalitat cuando no era pertinente. Además añaden que se ha denegado la licencia de obras en base a un informe de Conselleria que no era pertinente. Por todo ellos consideran que la acción del consistorio no es pertinente y piden que el juzgado lo aclare.

La historia de la polémica gasolinera se remonta a la pasada legislatura, cuando comenzaron a realizarse los trámites para instalar el surtidor, una tienda y un lavadero de coches en la Avinguda de les Germanies 98.

El consistorio, otorgó la compatibilidad urbanística y la licencia ambiental para la instalación de la estación de servicios. Quedaba pendiente la concesión de la licencia de obras. Hace unos meses, cuando salió a la luz el proyecto de la gasolinera, un grupo de vecinos de la zona comenzaron una campaña de recogida de firmas para mostrar su rechazo a que se permitiera esta instalación junto a sus edificios.

El propio alcalde, Jordi Juan, en una reunión ante los vecinos afectados, reconoció que no se podía oponer a la implantación del surtidor porque era una actividad reglada y si se cumplía lo que marca la ley no era posible evitar que se instalara la gasolinera.

Pocos días después, el consistorio anunciaba que pediría al área de carreteras de la Generalitat un informe preceptivo para ver si se podía dar la licencia que faltaba. Dicho informe llegó al ayuntamiento y en él, la Generalitat desaconsejaba la instalación de la gasolinera en base a la información aportada por el consistorio al considerar que la estación de servicios podría saturar una vía que ya de por si tiene un elevado tráfico. A partir de ahí, el ejecutivo anunció que se iba a pedir a la mercantil la autorización de carreteras para poder obtener la licencia de obras.

Ante lo que consideran un posible incumplimiento de la legalidad, los responsables de la mercantil interpusieron el contencioso administrativo que ahora se ha aceptado para defender sus intereses. Así mismo, paralelamente, elevaron a fiscalía una denuncia contra Jordi Juan por una supuesta prevaricación en este tema. Se espera que en unos días se sepa si la fiscalía admite a trámite la investigación o no sobre el primer edil de Tavernes. Desde la gasolinera, los empresarios sostienen que ante la actitud favorable del ejecutivo vallero pusieron en marcha un proyecto que se encuentra en un punto en que si no se implanta la gasolinera pueden tener unas pérdidas millonarias por lo que consideran una mala praxis del gobierno. Los empresarios advierten de que la gasolinera estará asistida, que no será low cost, que no abrirá 24 horas, que sobrepasan las medidas de seguridad, que las bombas de lavado están insonorizadas y que no afectará al tráfico.