Las Provincias

Oracing despega y prevé fabricar 600 sillas de ruedas para deportistas

  • La empresa, que suministra a paralímpicos, compra una nave en Gandia e invertirá 300.000 euros en los próximos tres años

Felipe García es un emprendedor gandiense de 39 años que se quedó tetrapléjico hace dos décadas cuando saltó al mar desde una lancha de la Cruz Roja. Empezó ajustando su silla de ruedas cuando practicaba handbike (ciclismo en el que se pedalea con los brazos) y ayudaba a sus colegas a mejorar su medio de desplazamiento.

Sin embargo, según relata, era «muy difícil» encontrar material deportivo adaptado a su discapacidad. Tras varios años compitiendo, tuvo la oportunidad de comercializar productos adaptados. Trabajó y colaboró con las marcas más prestigiosas durante más de cinco años hasta dar forma a su proyecto, Oracing, nacido en 2004.

Se decidió a fabricar las sillas él mismo, hechas a medida para los clientes que pretendían mejorar su rendimiento deportivo y en la actualidad suministra los modelos a deportistas de elite, entre ellos, a los paralímpicos que juegan en Río de Janeiro. Más de 40 atletas están equipados con estos elementos.

Referente mundial

La empresa Oracing, la primera compañía especializada en la práctica de actividad física en silla de ruedas en España y referente mundial en la fabricación a medida para usuarios activos, ha crecido un 58% en un año y ha duplicado la facturación. Por todo ello, ha adquirido una nave de 500 metros cuadrados en el polígono Alcodar de Gandia que le permite incrementar su capacidad productiva y desarrollar innovadoras líneas de negocio.

La empresa prevé una inversión de 300.000 euros para los próximos tres años. La reciente ampliación supondrá un cambio organizativo y aumentar la producción pasando de 400 (con sus gamas de calle y deporte) a más de 600 unidades fabricadas.

Además, ha pasado de 14 a 21 empleados, y ultima la puesta en marcha de un departamento de I+D con el objetivo de mantener un nivel de crecimiento e innovación continuos.

Felipe García, consejero delegado de Oracing, valoró el respaldo empresarial y financiero de la familia Juan Fernández vinculada al Grupo Dulcesol: «Es un orgullo contar con su apoyo. Su valiosísima experiencia nos va a ayudar a la hora de expandirnos en el mercado internacional». Actualmente, la mercantil Oracing es un referente con presencia en más de 15 países de los cinco continentes. Los principales mercados en los que opera son Francia, Holanda, Inglaterra, Noruega y España.

Asimismo, mantiene distribución en países como Israel, Estados Unidos, Corea y Suecia. Precisamente, en los próximos días una delegación de la empresa marchará a Alemania, a la feria de Dusseldorf, por primera vez como expositora.

Por su parte, Rafael Juan, consejero delegado del Grupo Dulcesol, manifestó: «Hace tiempo que nuestra familia tomó la decisión de participar, a título privado, en este proyecto y aprovechar así una excelente oportunidad de formar parte de una empresa cuyos valores encajan a la perfección con nuestro compromiso con el mundo del deporte y los hábitos saludables».