Las Provincias

La escoleta fantasma de Palma de Gandia

  • Los usuarios reclaman al bipartito de Compromís y PSPV que abra la guardería este curso, pero el gobierno baraja destinar el local a otros usos

  • Vecinos y padres exigen la apertura del centro infantil que lleva cerrado año y medio y costó 78.000 euros

La nueva escoleta de Palma de Gandia no abre sus puertas, al menos de momento. El gobierno local (Compromís y PSPV) mantiene este centro cerrado a cal y canto desde hace casi un año y medio, pese a que la infraestructura se habilitó a finales de la legislatura pasada en los bajos de la Casa de Cultura.

El objetivo era que entrara en funcionamiento durante el curso 2015/16. Pero las salas del recinto están vacías, como si de un espacio fantasma se tratara. Por ello, ahora que ha arrancado el nuevo curso los padres han mostrado su malestar una vez más. «Llevamos décadas esperando una escoleta en mejores condiciones que la que hay y este gobierno, no entendemos el porqué, no está por la labor de abrir un centro que cuenta con todas las necesidades», apuntó una de las madres que lleva a su hijo a la guardería.

El bipartito de Palma mantiene en el limbo este centro escolar, pese a que costó 78.000 euros y se planificó para cumplir con las demandas y las expectativas de escolarización de la localidad para los próximos años. Las reclamaciones de los vecinos se vienen produciendo desde hace más de 15 años, ya que la necesidad de una nueva escoleta ha sido un clamor en Palma.

Apertura inmediata

Madres y Padres reclaman que el gobierno abra el centro de una vez, pero el ejecutivo de izquierdas no lo tiene tan claro. La alcaldesa de Palma, Trinidad Miñana, aseguró que las cosas han cambiado mucho: «Cuando entramos en el gobierno no podíamos abrir la escoleta por unas cosas y ahora se han sumado otros factores».

Dijo que tras acceder a la alcaldía se toparon con algunos problemas de estructura y de licencias: «El centro estaba acabado, pero había ciertos aspectos de seguridad pendientes. Además, no estaban los permisos tramitados y tampoco se contaba con luz de eléctrica, sino de obra. Todo eso había que cambiarlo».

Pero ahora, añadió la socialista, hay nuevos inconvenientes que hacen al gobierno plantearse no abrirla nunca: «El Gobierno Valenciano quiere que la enseñanza a partir de los dos años se imparta en los colegios públicos, esto hará que las guarderías municipales pierdan usuarios si sólo van pequeños de entre cero y dos años».

Estos argumentos no convencen a los vecinos de Palma. Tanto madres como padres de la localidad entienden que se ha esperado mucho para contar con esta infraestructura y opinan que el centro sólo mejoraría las condiciones de los pequeños. En estos momentos la guardería municipal está en un bajo alquilado en la calle Ausiàs Marc y está gestionada por la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA), desde hace más de 20 años.

Muchos han sido los años en los que algunos pequeños se han quedado sin plaza y han tenido que acudir a la vecina localidad de Ador. El malestar entre los padres es generalizado y algunos confiesan haberse «resignado». «Esperábamos que la escoleta abriera sus puertas para el pasado curso y no fue así. Confiamos en que se ponga en marcha pronto», precisó una madre. En cualquier caso, los padres consideran que los argumentos que da el Ayuntamiento «no valen» y que su «obligación» es mantener el proyecto, que se impulsó a petición del AMPA y de los vecinos de Palma.

«Un gobierno no puede entrar y paralizar un proyecto que está a punto de ponerse en marcha», añadieron otros padres. Pero Miñana precisó que los motivos que esgrime el bipartito son suficientes para, al menos esperar: «Con todos estos aspectos en contra es muy poco probable que este gobierno cambie de parecer y abra la escoleta, quizá se le busque otro uso a este recinto».

La escoleta actual sólo tiene capacidad para sólo 28 pequeños. Cuenta con dos aulas y una sala adicional que se utiliza como comedor y dormitorio, algo que los padres consideran «intolerable». «La falta de espacio es notable, por eso hemos reclamado durante años que se ejecutara una nueva guardería y ahora que está hecha la tienen cerrada, es incomprensible», añadieron.

El centro actual también dispone de un patio de unos 40 metros. La nueva escoleta, que se acabó hace casi un año y medio, cuenta con tres aulas y tiene capacidad para unos 40 alumnos, con lo que no se quedaría ningún pequeño sin plaza, según los padres.

Además, el recinto dispone de tres aulas, comedor y un dormitorio independiente, algo fundamental para los padres. La obra se llevó a cabo con una subvención de la Diputación de Valencia durante la legislatura pasada. Los padres no entienden por qué el gobierno actual mantiene esa «dejadez» con la escoleta. «Hasta devolvieron los muebles hechos a medida.

El mobiliario llegó a Palma poco después de que se acabaran las obras y desde el Ayuntamiento se dio orden de que se lo llevaran todo después de que lo descargaran. No sabemos si estará pagado o se deberá», concluyeron.