Las Provincias

Oliva lucha para impedir la salinización de los acuíferos

  • El ejecutivo local redacta un plan para minimizar el impacto de la sequía y alerta de la explotación en exceso de sus pozos para el consumo

La extrema sequía que sacude la comarca de la Safor ha hecho reaccionar al área de Medio Ambiente de Oliva. Este departamento se ha puesto manos a la obra y trabaja en la planificación de un estudio para minimizar el impacto de la falta de lluvias en la ciudad e impedir la salinización de sus acuíferos.

El objetivo es reducir los impactos ambientales, económicos y sociales que está produciendo esta sequía en los campos y en los ríos.

La carencia de precipitaciones en los últimos años y la situación preocupante de 2016 por la carencia de lluvias, mucho más grave que la de los años anteriores, ha provocado una disminución de los niveles hídricos de los acuíferos y de las aguas subterráneas que proveen a la población de Oliva y otros municipios cercanos.

Desde el consistorio informaron de que también hay que tener en cuenta la situación del lecho de aguas superficiales, donde se ha generado un estancamiento de aguas provocando daños en el ecosistema acuático.Además, «este verano se ha observado que el mar está más denso que en los últimos años», según indicaron. Si a la disminución de los caudales de los ríos se le suma el aumento de densidad del mar que se está produciendo, se produce un nuevo un nuevo problema: la intrusión marina.

Se trata de un fenómeno que provoca el avance del agua marina tierra adentro por las desembocaduras de los ríos, además el sentido de las corrientes se invierte. La salinización de las cauces en las desembocaduras es un problema añadido.

Si finalmente el agua salada penetra al acuífero y supera la densidad de agua dulce, se produce una catástrofe medioambiental de imposible recuperación. Concretamente, el río Vedat es el que más hay que vigilar porque es el que transporta el agua de la Marjal Pego-Oliva.

Ante esta situación, el Ayuntamiento de Oliva recuerda que hay que hacer un esfuerzo colectivo y tener un mayor control del uso del agua, tanto del consumo humano como de regadío en parques y jardines, piscinas y agricultura, ya que la demanda de agua empieza a ser superior a la oferta.

Tres acuíferos

Oliva obtiene sus recursos hídricos de tres masas de agua: Serra d'Oliva, Oliva-Pego y Almirall- Mostalla. De los tres pozos para el consumo, dos de ellos están sufriendo una sobreexplotación, indicaron desde el gobierno. En las masas de la Serra d'Oliva y Oliva-Pego el balance hídrico es deficitario, según la información publicada al web oficial de la Confederación Hidrográfica del Júcar. En cambio, la tercera masa de agua, Almirall- Mostalla, posee un balance hídrico satisfactorio.

La concejala de Medio Ambiente de Oliva, Imma Ibiza, señaló que de momento «no está previsto ningún corte de agua para el consumo humano, pero es importante que la ciudadanía conozca el problema y actúe en consecuencia, controlando el consumo de agua para prevenir problemas en el servicio».