Las Provincias

El Arzobispado propone que la Universitat de Lleida gestione Santa Clara por 60.000 euros

Unos operarios cuelgan un lienzo en el Museo de Santa Clara antes de que el Arzobispado retirara las obras en junio. :: lp
Unos operarios cuelgan un lienzo en el Museo de Santa Clara antes de que el Arzobispado retirara las obras en junio. :: lp
  • El historiador Ximo Company, en nombre de la diócesis, asegura que los cuadros volverán al museo «mañana mismo» si se firma el acuerdo

El Arzobispado de Valencia ha propuesto al Ayuntamiento de Gandia que sea la Universitat de Lleida quien gestione el Museo de Santa Clara, a cambio de los 60.000 euros anuales que tiene de coste anual la gestión del recinto. «En caso de aceptar esta idea, los cuadros volverían al recinto mañana mismo», como indicó el concejal de Cultura de Gandia, Joan Muñoz.

El edil ha mantenido varias conversaciones durante este verano con el historiador Ximo Company, quien ha hecho diferentes propuestas, en nombre de la diócesis, con el fin de desbloquear la situación y que el museo reabra sus puertas. El experto en arte, que ejerce de catedrático en la universidad catalana, es el interlocutor de la prelatura con el Ayuntamiento de Gandia.

De hecho fue él quien recomendó a la entidad religiosa retirar las obras artísticas del museo el pasado mes de junio. La última propuesta que ha hecho Company al edil Muñoz ha sido que sea la Universitat de Lleida quien firme un convenio con el Ayuntamiento de Gandia y la Iglesia, relató Muñoz. De esa forma sería el centro académico quién tomaría las riendas de museo, nombraría a un director y se encargaría de la gestión de Santa Clara.

Este planteamiento lo realizó el historiador en un reunión que tuvo hace unas semanas con Muñoz en Gandia. En ese encuentro iban a tratar una propuesta que el Arzobispado había hecho llegar al gobierno local de forma previa, pero que no era viable. El historiador había remitido un documento al edil en el que hacía unas peticiones para limar asperezas y que los cuadros de las religiosas volvieran al museo.

Organismo autónomo

La idea era una: crear un organismo autónomo. Company proponía que esta nueva entidad estuviera integrada por el Ayuntamiento, la Universitat Politècnica de València (UPV) y el Arzobispado, en representación de las monjas Clarisas. Este consejo sería el encargado de escoger al director del museo y de determinar la forma de gestionar el centro.

Muñoz, tal y como explicó a este periódico, consultó este plan a lo servicios jurídicos del Ayuntamiento: «La negativa fue instantánea. Gandia, en la situación económica en que se encuentra, no puede crear este tipo de entidades, que generan nuevos costes, y mucho menos nuevas plazas de funcionarios».

Tras exponerle esta situación a Company, el historiador replicó a Muñoz que otra alternativa era que lo gestionara directamente la Universitat de Lleida a través de un convenio: «Dijo que ya había hablado con el rector de esta universidad -donde él es catedrático de Arte- y estaba dispuesto a llegar a un acuerdo con Gandia para gestionar el museo y olvidar así la idea del organismo autónomo», agregó Muñoz.

En este caso, se llegaría a un acuerdo con este centro académico y se le abonarían los 60.000 euros anuales que se prevén de coste para el mantenimiento de Santa Clara. Con ello, la universidad se encargaría de nombrar a un director y de organizar las actividades habituales en un museo de este tipo, intercambios con otros centros o visitas, por ejemplo.

Muñoz contestó que tenía que trasladar al gobierno de la ciudad la propuesta. El edil reconoció ante LAS PROVINCIAS que el último planteamiento de Company le parece «un poco extraño». «Hay muchas universidades en la Comunitat Valenciana, públicas y privadas, con grandes expertos, por lo que personalmente no veo muy adecuada esta idea. Pero no hay nada decidido», concluyó.

El Arzobispado retiró las obras del museo y las devolvió al Convento el pasado mes de junio al entender que el centro carecía de un equipo directivo y de personal para custodiar las obras de las monjas. Entre ellas se exponían lienzos, esculturas y joyas de las religiosas.

Hace tan sólo unos días, Company confirmó que este verano «ha habido» charlas para desbloquear la situación de Santa Clara: «Hay voluntad por parte del Ayuntamiento. Ya es consciente de qué clase de museo tiene la ciudad y de su valor. Puede que sea una de las pocas salas expositivas del mediterráneo aneja al lugar donde se han conservado las obras durante siglos».