Las Provincias

Gandia une el centro y el río con el mirador del Serpis

Un vecino pasea con su hija por el nuevo mirador del Serpis. :: àlex oltra
Un vecino pasea con su hija por el nuevo mirador del Serpis. :: àlex oltra
  • El espacio, que ha tenido un coste de 90.000 euros, permite ver la otra ribera del cauce y los restos de la muralla medieval

El gobierno de Gandia abrió ayer el nuevo Mirador del Serpis. El recinto se ha habilitado sobre una parcela existente entre el colegio Carmelitas y el edificio del antiguo mercado municipal. Esta actuación ha sido financiada por la Diputación de Valencia, dentro del plan de Obras Financieramente Sostenibles, y ha tenido un coste de 90.000 euros.

La construcción un mirador al Serpis en este emplazamiento ha sido un proyecto que ha estado pendiente durante las últimas legislaturas que por fin ha visto la luz. En la inauguración de este espacio estuvieron presentes ayer casi todos los miembros del gobierno local, entre ellos la alcaldesa, Diana Morant, además de representantes de la oposición.

Con esta actuación, dijo, se ha logrado dar sentido a un solar que se encontraba en desuso y, además, comunicar física y visualmente el centro de la ciudad con el río. Además, la obra permite proteger de la intemperie los restos de la antigua muralla de la ciudad realizando una actuación no agresiva con los restos arqueológicos.

«Hemos querido recuperar una parte de vegetación para la plaza y hemos puesto en las paredes poesías de Ausiàs March y de Vicent Andrés Estellés. Se trata de una nueva zona que pasará a formar parte del conjunto urbanístico del Centro Histórico», relató la primera edil de Gandia. La socialista aprovechó el acto para felicitar a la empresa «constructora y los funcionarios del departamento de urbanismo que han realizado el proyecto con un coste mínimo».

Por su parte, el jefe de Servicio de Coordinación y Supervisión del Departamento de Urbanismo, Fernando Mut, detalló cómo se ha elaborado el proyecto. Explicó que la estructura ha respetado la muralla medieval «mediante un sistema de pivotes que sustenta una estructura metálica, que a su vez soporta un suelo de madera que marca la ubicación de la muralla y la dirección del río». «A partir de ahora los ciudadanos tendrán acceso a unas vistas inmejorables y un nuevo punto de acceso al río Serpis», precisó Mut, quien también explicó por qué no ha instalado una rampa para discapacitados.

Aseguró que, debido a la pendiente máxima del 6% que deben tener estos accesos, su instalación hubiera supuesto la ocupación de buena parte de la espacio de la plaza y la destrucción de buena parte de la antigua muralla, por lo que se descartó.

Finalmente Morant recordó que Gandia decidió «invertir el dinero de la Diputación en obras pequeñas que beneficien directamente a la calidad de vida de los ciudadanos y esta actuación es una prueba de ello».