Las Provincias

Una juez sobresee la denuncia de Lola Moncho contra Vicente Mascarell por injurias

gandia. La juez del juzgado de Instrucción número 3 de Gandia ha sobreseído la demanda presentada por la que fuera representante del PP en Iniciatives Públiques de Gandia (IPG), Lola Moncho, contra el presidente de la entidad, Vicent Mascarell, por presuntas injurias y falta al honor al hacer pública su relación contractual con una de las empresas más beneficiadas por IPG, dirigida por su hijo y su sobrino.

En el auto judicial se acuerda el sobreseimiento de la demanda, dado que las manifestaciones efectuadas por Mascarell se produjeron «en un marco de carácter claramente político, y responden a una opinión realizada por quien las emite, que no resulta gratuita al emitirse en relación a unos hechos o ideas que se exponen». Además, las afirmaciones del presidente de IPG, según Mascarell, se llevaron a cabo en el ámbito del ejercicio de la libertad de expresión contemplado en la Constitución Española.

El representante socialista afirmó, tras conocer este auto, que Moncho «ha sido una de las grandes beneficiarias del anterior gobierno, su hijo, su familia y sus empresas, y cuando denunciamos sus beneficios, nos presentaron la querella con el objetivo de callarnos, pero la justicia nos ha dado la razón».

Mascarell añadió que los gandienses «se merecen saber en qué se gastaron un dinero, que no tenían, los anteriores gestores de la empresa pública y explica que la exconcejal del PP Lola Moncho llegó a ocultar al resto de miembros del Consejo de Administración de IPG la existencia de una serie de contratos firmados con la empresa Gestiones Técnicas de Desarrollo Económico que facturaba 55.000 euros por año, al menos desde 2014». Estos contratos eran, según Mascarell, aparentemente ficticios porque en la práctica lo que se hacía era pagar el sueldo de Lola Moncho a razón de 4.235 euros al mes.