Las Provincias

La Protectora recoge este verano a 220 animales abandonados, el doble que el año pasado

Dos perros en las instalaciones de la Protectora de Animales de la Safor. :: alba llopis
Dos perros en las instalaciones de la Protectora de Animales de la Safor. :: alba llopis
  • La entidad de Gandia acoge durante la época estival a 117 perros y 103 gatos, muchos de ellos enfermos y en «muy malas condiciones»

La Protectora de Animales y Medio Ambiente de la Safor (SPAMA), desde el 1 de junio hasta el 31 de agosto, recogió 220 animales abandonados en las calles de Gandia. En total, 117 perros y 103 gatos. La cifra resulta muy llamativa si se compara con las mascotas que la organización recogió hace un año en las mismas fechas: 125, prácticamente la mitad.

La presidenta de SPAMA, Salvadora Tormo, explicó que la mayoría de los animales llegan en condiciones «muy malas». Algunos incluso con las patas rotas. «Abandonar a un animal es horroroso, pero hacerlo sabiendo que está enfermo es peor aún», aseveró. «Por no pagar veterinario, los dejan tirados en la calle enfermos. Para eso, que no los tengan ni los regalen sin más, ya que poseer un animal es un acto de responsabilidad y madurez».

El verano es la estación más crítica del año, ya que es cuando los dueños más se desprenden de sus perros y gatos porque se van de vacaciones y estos suponen un estorbo para ellos. La presidenta de la Asociación se mostró indignada ante la gran cantidad de abandonos en la comarca. «La gente no puede querer animales y luego dejarlos en la calle. No son juguetes, si no los quieren, que no los tengan de primeras», señaló Tormo.

Los felinos aumentan

A pesar de que la cantidad de perros recogidos es superior a la de los gatos, la presidenta de la entidad declaró que cada vez «son más los gatos callejeros». Según señaló, la ciudad cuenta con varias zonas llenas de felinos. «Una vez les hemos desparasitado esto ha cambiado, ya que nos hemos encargado de estas zonas, pero habían lugares, como el Parc Sant Pere, o la zona de la Fira, que estaban llenos de ellos». Por otra parte, Tormo subrayó que hay que llevar a cabo más expedientes sancionadores a todas aquellas personas que abandonan a sus animales en la calle. La portavoz describió cuál es el mecanismo para la recogida en Gandia. La Policía Local, al recibir una alerta de animales abandonados, o al verlos ellos mismos, se pone en contacto con la entidad.

Cuando los animales llegan a la Protectora, se desparasitan, los esterilizan, les realizan análisis y les ponen las vacunas necesarias. Unos 20 días después, el animal ya puede ser adoptado. «Hoy en día la gente adopta más, ya que poco a poco va siendo consciente de la grave situación. Ha aumentado la preocupación. Hay muchas personas sensibles que no aguantan injusticias como estas con los animales. Sin embargo, aún queda mucha gente que no mejora».

Si algún perro o gato no es adoptado «pasan todo el tiempo en la protectora sin que sean sacrificados». Además, Tormo recordó que el Ayuntamiento debe a la asociación 133.000 euros. «Somos una organización sin ánimo de lucro que tenemos poco agradecimiento por parte del Ayuntamiento», dijo la presidenta.

«Dicen que ya nos han pagado este año bastante, pero eso es algo que nos debían desde hace ya tiempo. Entiendo que no haya dinero, pero para otras cosas si que lo hay», dijo.