Las Provincias

Montoro obliga a Villalonga a reducir el gasto al pasarse 212.000 euros en 2015

Una vecina de Villalonga camina por delante del Ayuntamiento. :: j.r.
Una vecina de Villalonga camina por delante del Ayuntamiento. :: j.r.
  • La falta de apoyos obliga al gobierno del PSPV a aceptar enmiendas del PP para lograr su abstención y sacar adelante el presupuesto de 2016

El Ministerio de Hacienda ha corregido al gobierno de Villalonga. El Estado ha alertado al ejecutivo local, del PSPV, de que hubo un exceso en el gasto dentro de los presupuestos de 2015 y, por tanto, obliga al consistorio a reducir las cuentas municipales en los ejercicios de 2016 y 2017.

El gobierno local tiene que rebajar un total de 212.000 euros, según le reclama el ministerio que dirige Cristóbal Montoro, cifra en la que se extralimitó en 2015. Desde este organismo han exigido al Ayuntamiento que impulse un Plan Económico Financiero y reduzca partidas para compensar el exceso de las cuentas del año pasado.

Pese a que el gobierno del PSPV podría aplicar esta medida en los presupuestos de 2016 y 2017, con el fin de que la reducción económica fuera más llevadera, ha decidido rebajar los 212.000 euros este mismo año. Las cuentas de este ejercicio se aprobaron hace tan sólo unos días, el pasado 30 de agosto.

Pleno tenso

El consistorio albergó un reñido pleno donde los grupos de la oposición reprocharon al alcalde «su nefasta gestión económica», como precisó la concejal no adscrita Alicia Gomis. En la sesión recordaron que las cuentas que Hacienda no h autorizado «se aprobaron el 30 de diciembre de 2015» en Junta de Gobierno.

Todos los grupos advirtieron a Llorca de que el documento estaba «incompleto, mal redactado y lleno de errores» y se mostraron en contra del informe económico.

Por tanto, las cuentas de este año son de 2.926.000 euros, frente a los 3.197.000 euros de 2015. La aprobación del presupuesto también ha estado este año salpicada por la polémica, ya que el documento salió adelante gracias a la abstención del Partido Popular.

Tanto las concejalas no adscritas, Alicia Gomis y Lydia Reig, como los ediles del grupo Compromís, votaron en contra. El PP se abstuvo ya que el gobierno aceptó una de sus enmiendas. Los populares pidieron una subvención de 8.000 euros para los agricultores, medida que acogieron los socialistas y con la que se logró que los tres ediles del PP no votaran en contra.

El PSPV de Villalonga salvó in extremis las cuentas de 2016, pero no se libró de las críticas de todas las formaciones. Por un lado, lamentaron que estas cuentas se aprueben en agosto, cuando el gobierno tendría que estar trabajando ya en las de 2017.

En la sesión también reprocharon a Llorca el «malgasto» del presupuesto de 2015, ya que, según las ediles no adscritas, los socialistas «inflan algunas partidas económicas» para poder luego destinar dinero a otras capítulos no contemplados en el documento, «como se ha hecho este año».

Costes elevados

Gomis y Reig pusieron varios ejemplos en el pleno de «estas prácticas». Las ediles recordaron que en 2015 el gobierno previó, en el anexo de plantilla, un gasto de unos 80.500 euros para sufragar la Seguridad Social de los agentes de Policía Local: «Pero en el Presupuesto se decía que el coste era de 62.000 euros».

Esto, para las concejalas, es un ejemplo de cómo el gobierno del PSPV y el alcalde Llorca amplían el margen en unos capítulos de gasto a sabiendas de que no es necesario, sólo con el fin de tener liquidez «para otros asuntos que no se presupuestan».

De hecho, prosiguieron, hubo partidas en 2015 «que triplicaron el gasto previsto». Hablaron de dos: Publicidad y Protocolo. La primera contaba en los presupuestos de 2015 con 2.000 euros, pero el «gasto final ha sido de 6.963». La segunda tenía fijados 3.400 euros, aunque el coste total en este capítulo ha ascendido a 9.500 euros. Las no adscritas lamentaron que el gobierno vuelva a plantear la misma cifra en la partida de protocolo sabiendo que Llorca «necesita más dinero para sus gastos».

Este periódico intentó ayer ponerse en contacto con el alcalde de Villalonga para que contestara a las acusaciones de la oposición, pero no fue posible localizarlo.