Xàtiva toma medidas para reducir la contaminación acústica en la Plaza del Mercat

Pilar Gimeno, durante la presentación de la campaña para bajar los niveles de decibelios en la Plaza del Mercat. / lp
Pilar Gimeno, durante la presentación de la campaña para bajar los niveles de decibelios en la Plaza del Mercat. / lp

Los resultados de las últimas mediciones realizadas indicaban que se sobrepasaban los niveles permitidos para esta declarada Zona Acústicamente Saturada

BELÉN GONZÁLEZ XÀTIVA.

Xàtiva quiere hacer frente a uno de los que en las últimas décadas viene siendo un problema en los centros históricos de las ciudades como es la conciliación del derecho a la tranquilidad y calidad de vida con el de la diversión y el ocio. El ruido, como consecuencia de la proliferación de lugares de ocio y terrazas en estas zonas, se ha convertido en una forma de contaminación provocando su impacto no sólo en el medio ambiente, sino también en la salud de los ciudadanos tanto fisiológica como psicológica.

Partiendo de estos hechos, de las quejas vecinales y como consecuencia de los resultados de las últimas medidas realizadas, el consistorio setabense, que cuenta con una ordenanza sobre ruidos y contaminación acústica, ha puesto en marcha la campaña 'Xàtiva sin ruido. Diversión Responsable', dirigida, en un primer lugar, según ha explicado la concejala de Medio Ambiente, Pilar Gimeno, a la Plaza del Mercat, declarada por el consistorio como Zona Acústicamente Saturada (ZAS).

Y es que, según los datos facilitados por la concejala, los datos obtenidos son preocupantes. «Los resultados de las últimas mediciones realizadas en esta zona demuestran que continúan superándose en 20 decibelios los límites acústicos permitidos por la Ley 7/2002 de Protección contra la Contaminación Acústica de la Generalitat Valenciana , por lo que desde el Ayuntamiento nos hemos visto obligados a incrementar las medidas del control», ha manifestado Gimeno, quien apuntaba que así se ha comunicado a Gent del Mercat, la asociación de hosteleros y comerciantes de esa zona, a los que también se les ha pedido su colaboración. Al respecto, agradecía la predisposición del colectivo dado que, ellos mismos, «son conscientes de que no quieren causar problemas a los vecinos».

Además del merchandising que se ha repartido entre los establecimientos , como posavasos, pegatinas para puertas con frases como 'Xss! Xàtiva sense soroll. No destorbar', así como folletos informativos con consejos para los clientes de la zona, se han instalado dos dispositivos luminosos que, a modo de semáforo, se pondrá en verde, si el nivel de decibelios es el adecuado; naranja, cuando esté a punto de superarse y en rojo cuando se supere el límite, junto con la palabra silencio. Asimismo, está disponible una QR que permite descargar una app para medir los niveles acústicos desde el teléfono móvil.

Esta campaña forma parte de las medidas aprobadas por el consistorio dentro de la declaración de la Plaza del Mercado como ZAS (Zona Acústicamente Saturada). Y es que cabe recordar que esta Plaza y las calles adyacentes fueron declaradas ZAS durante la anterior legislatura, lo que supone que esta zona merece una protección específica contra la contaminación acústica.

La concejala de Medio Ambiente ha insistido en que esta campaña no tiene una finalidad sancionadora, sino que es una «campaña de responsabilidad para todos, para que veamos la necesidad de conjugar dos vertientes muy importantes para nuestra ciudad, aparentemente incompatibles, como son trabajar para garantizar el descanso de la gente, pero también para favorecer el desarrollo de actividades económicas como en este caso concreto de hostelería».

Gimeno ha adelantado, además, que esta campaña se llevará a cabo también en otras zonas de la ciudad con gran concentración de terrazas, donde se detecte que los niveles de decibelios también se sobrepasan.

Asimismo, ha apuntado que otra de las medidas que se ha adoptado es que el inspector de ocupación de la vía púbica que actualmente vigila en horario de mañana, ampliará su horario por las tardes para controlar también las terrazas para comprobar el correcto cumplimiento de las autorizaciones otorgadas por el consistorio.

Por último, la responsable municipal de Medio Ambiente ha mostrado su confianza en «la buena voluntad y el civismo de la gente para lograr este objetivo».

Fotos

Vídeos