Xàtiva, obligada a pagar sobrecostes de las obras de Corretgeria que comenzaron en 2005

Las obras de la calle Corretgeria se iniciaron en 2005 y se ejecutaron por segunda vez en 2012. / lp
Las obras de la calle Corretgeria se iniciaron en 2005 y se ejecutaron por segunda vez en 2012. / lp

El Consistorio tiene que abonar los casi 195.000 euros tras comunicarle la ejecución de la sentencia para lo que ha dedicado los fondos de Diputación

BELÉN GONZÁLEZ XÀTIVA.

El Tribunal Superior de Justicia ha mandado la ejecución de la sentencia contra el Ayuntamiento de Xàtiva, después de que en febrero de 2017 desestimara su recurso y la condenara a pagar los sobrecostes de las obras de la calle Corretgeria que se iniciaban en 2005.

De hecho, la Junta de Gobierno acordaba en la reunión de ayer lunes aprobar la partida para cumplir con la sentencia, casi 195.000 euros, 56.000 de los cuales sólo en concepto de intereses.

Según ha indicado el concejal de Hacienda, Ignacio Reig, para poder sufragar este gasto, de carácter urgente, debido a la obligatoriedad de abonar, acordaban dedicar el presupuesto del Fondo de Cooperación Intermunicipal de la Diputación de Valencia, que ascendía a 233.000 euros y que acaba de llegar. «Estábamos esperando ese dinero para poder realizar algunas actuaciones y tapar agujeros, pero nuevamente nos tendremos que ajustar al presupuesto y pagar por la mala gestión del anterior gobierno», manifiesta Reig, quien apunta que además se paga por unas obras mal realizadas, «una chapuza que se ejecutaron por segunda vez en el año 2012 y por la que los vecinos continúan quejándose y piden una nueva actuación», apunta.

El Consistorio fue condenado hace quince días a pagar 1,4 millones por la Ciudad del Deporte

Estos sobrecostes, que nunca fueron autorizados por el consistorio, no fueron informados hasta el año 2012 y el anterior equipo de gobierno se negó a pagarlos, por lo que el Ayuntamiento fue demandado en el año 2014, y no ha sido hasta ahora cuando se ha ejecutado la sentencia.

Cabe recordar que El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana , en sentencia de 27 de enero, desestimaba los argumentos del consistorio setabense y lo condenaba a pagar dos factura por 87.134 euros y 51.243 por la instalación de contenedores subterráneos, además de costas por 1.800 euros e intereses desde el año 2014. Las obras se proyectaron en 2005, con un presupuesto inicial de 293.813 euros y se adjudicaron a la empresa FCC,S.A., que se comprometió a realizar el total de la obra, más unas mejoras valoradas en 45.000 euros.

Las obras se realizaron en 2006, pero con unas modificaciones que nunca se autorizaron y que FCC,S.A. puso de manifiesto en el año 2012, con la presentación de las correspondientes facturas, que ahora se han tenido que pagar en su totalidad más los intereses de estos seis años.

En los tres años de gobierno del tripartito, han sido muchas las sentencias condenatorias que han tenido que sufrir derivadas de la gestión del anterior gobierno local. Precisamente, a finales del pasado mes de marzo, el Tribunal Superior de Justicia daba a conocer la sentencia por la que condenaba al Ayuntamiento al pago de 1,4 millones de euros a Acciona Infraestructuras S.A. por las obras de la Ciudad del Deporte. Al respecto, el consistorio informaba que harían uso «del último cartucho» interponiendo recurso de Casación ante el Tribunal Supremo, trámite que ya han realizado y que están a la espera de si se admite o no, para lo que hay un plazo de seis meses, aunque dada la decisión con respecto a los sobrecostes de la calle Corretgeria, desde el equipo de gobierno no hay muchas esperanzas en que prospere.

A estas se suman otras como la de Repsol por los de la antigua gasolinera o a la empresa Agrícola Xàtiva S.L., propiedad de un exsocio del anterior alcalde Alfonso Rus, por una parcela en uno de los polígonos industriales; así como para sobrecostes de obra por la construcción del Centro Cultural Xàtiva (CCX) o las de la Escuela de Adultos.

De hecho, al inicio de la legislatura el Ayuntamiento tuvo que firmar una solicitud de préstamo con Caixa Ontinyent de un millón de euros para destinarlo a asumir todas esas deudas y el pasado año se incrementó la partida por intereses derivados de sentencias judiciales en contra.

El concejal de Hacienda recuerda que aún quedan pendientes otras sentencias que podrían suponer otros dos millones de euros a pagar como la del parking de la plaza de la Bassa, consecuencia de la liquidación de la inmobiliaria Llanera.

A eso se suman otras sentencias en materia de personal, como la ganada por los trabajadores del Conservatorio de Música que ha supuesto tener que indemnizarles, por un lado, e incrementar anualmente esta partida presupuestaria en 350.000 euro.

Fotos

Vídeos