El PP de Xàtiva lamenta la «poca gestión» del gobierno tripartito

Mª José Pla.
Mª José Pla. / b.g.

Los populares hablan de ruptura entre los cogobernantes y de luchas internas para conseguir más rédito en las próximas elecciones

BELÉN GONZÁLEZ XÀTIVA.

«Tristemente se cumplen nuestras predicciones y el Pacto de Sant Domènec ha demostrado ser un pacto con muchos gestos, pero con muy poca gestión». Con estas palabras resume la portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Xàtiva, Mª José Pla, el balance de los dos años de gobierno del tripartito (PSV-PSOE, EU y Compromís), que asegura que «está roto» debido a las «luchas internas de poder para ver quien sale beneficiado en las próximas elecciones».

Pla dice que la gente se está dando cuenta de que «los que se hacen llamar el gobierno de la transparencia y la participación y que gobierna para las personas», realmente gobiernan para los suyos y pone como ejemplo el que no se haya pedido la opinión de los ciudadanos para el homenaje y el monumento a Raimon para el que se ha utilizado el dinero destinado al mantenimiento de los colegios y el cierre al tráfico de la calle del Ángel o la Plaza del Mercado o que gracias a la fiscalización del PP no se han contratado a personas como el antiguo alcalde Calabuig.

También denuncia la portavoz popular en el consistorio setabense que Xàtiva esté perdiendo planes de empleo para jóvenes y parados de larga duración, bien porque se les olvida solicitarlo o porque lo registran tarde o cuando lo hacen, sólo piden una cantidad similar a lo que reciben municipios con la mitad de habitantes. «Se gestiona mal, se vende antes aquello que se va a hacer y luego no se hace», dice Mª José Pla.

Asimismo, apunta que la manida frase que se les atribuía cuando estaban en el gobierno de «afán recaudatorio», se les vuelve ahora en contra, con el cambio de la ORA, con 1.300 multas en tres meses y el descontento de los residentes. Habla, además de «la gran mentira de la deuda», puesto que no era de 25 millones cómo decía el tripartito, sino de 15, como se indica en el informe de la Sindicatura de Comptes.

Pla ha estado acompañada por el presidente de los populares de la comarca de la Costera, el también alcalde de La Llosa de Ranes, Evarist Aznar, quien ha denunciado, por su parte, la «situación irregular e ilegal» del presidente de la Mancomunidad, Roberto Granero, puesto que ya no es alcalde de l'Alcúdia de Crespins. «No lo decimos nosotros, lo dice la sentencia de la demanda que el mismo PSOE interpuso contra Vicente Parra por la misma situación», recuerda Aznar, quien ha exigido la convocatoria de un pleno para la elección de nuevo presidente.

El presidente del PP de la Costera también ha arremetido contra la gestión tributaria de la Diputación, que ha calificado de "mala" y que está afectando a todos los ciudadanos con una unidad fiscal, menos a los de Ontinyent, porque su alcalde, también presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez, paralizó el cobro de los recibos.

Precisamente de esta doble vara de medir del presidente de la Diputación ha hablado la diputada y portavoz popular Mª Carmen Contelles, quien ha acusado a Jorge Rodríguez de otorgar más ayudas y programas a su municipio que al conjunto de los 56 municipios de la provincia en los que gobierna el PP. Contelles ha definido estos dos años de gobierno en la Diputación de «sectarismo, incoherencia y colapso en la gestión».

Por su parte, la diputada nacional, Elena Bastidas, ha recordado que el Gobierno central ha invertido en la Comunitat Valenciana 2.300 millones en el tiempo que está gobernando el tripartito, siendo la segunda autonomía en la que más dinero está inyectando.

Fotos

Vídeos