Xàtiva cierra su Fira con unos 25.000 visitantes más y menos incidencias

Los cambios en el real han hecho que la circulación de gente haya sido más fluida. / b.g.
Los cambios en el real han hecho que la circulación de gente haya sido más fluida. / b.g.

El gobierno municipal se siente satisfecho por el resultado de la mayoría de los cambios, especialmente con los de seguridad

BELÉN GONZÁLEZ XÀTIVA.

«Era una apuesta arriesgada que nos ha salido razonablemente bien». De esta manera ha valorado el alcalde de Xàtiva, Roger Cerdà, la nueva Fira d'Agost, que desde el mismo equipo de gobierno calificaban como la del cambio. «Creo que, en general, la mejora de los cambios han funcionado y han sido aceptados de buen grado por ciudadanos y visitantes», ha manifestado, reconociendo que hay ciertos aspectos que requerirán debate y reflexión para su rectificación, como pudiera ser la ubicación de las casetas en la vía en lugar de las aceras en alguno de los tramos.

No ha querido hablar de cifra de visitantes, pero se cree que ha podido superar la cifra de 250.000 visitantes. «Vamos a examinar el nivel de residuos que se han generado para tener una cifra más exacta, pero teniendo en cuenta los datos y cifras de los diferentes eventos, como la carrera de motos del día 15, todo nos indica que ha habido mayor afluencia, también debido a las expectativas que creamos que han dado un buen resultado», subraya el primer edil setabense. Desde la Policía Local, su intendente, apunta que el número de visitantes podrían haberse incrementado entre 20.000 y 25.000 personas.

El alcalde insiste en que «lo más importante es que hemos superado los miedos iniciales que había y temores y estamos satisfechos porque hemos demostrado que la renovación es posible». También ha apuntado que han encargado un informe del impacto económico «porque los datos que tenemos siempre son aproximados y queremos que sean reales, pero es cierto que hemos tenido unos buenos comentarios por parte de los comercios locales próximos al real de la Fira, dado que han podido abrir y se han visto sus tiendas, con un nivel de venta muy elevado», subraya Cerdà, quien pone de manifiesto la situación de desventaja que sufrían estos comercios con respecto a la hostelería. «El cambio ha hecho posible que estos comercios hayan notado que en esta semana han pasado más de 200.000 personas por Xàtiva», señala.

Otro aspecto sobre el que ha hecho hincapié Roger Cerdà, es el de la seguridad. «Lamentablemente se ha demostrado que nuestra preocupación en este aspecto era real y creo que hemos hecho un buen trabajo. El hecho de habilitar seis vías de evacuación y de haberse posibilitado que cualquier tipo de incidencia fuera atendida sin problema, demuestra que ha sido un acierto», manifiesta y apuntaba un dato, que los servicios sanitarios tuvieron que atender varios infartos en pleno recinto ferial y que se posibilitó el acceso de la ambulancia sin problema para atenderlos de inmediato.

Asimismo ha puesto en valor la implicación de la Policía Nacional, con agentes patrullando a pie en la Fira junto a los de la Policía Local y por el control exhaustivo que han hecho en lo referido a materos y vendedores ilegales.

Por otra parte, el alcalde considera que la nueva distribución de los puestos en el real ha hecho posible que la limpieza en el recinto haya sido mayor. «Al estar los puestos en la carretera, las aceras han estado libres, puesto que en años anteriores eran las viviendas de los feriantes, allí dormían, comían y tenían a sus hijos. Ahora han estado libres y limpias y el aspecto visual de la Fira ha sido mejor», manifestaba y como consecuencia de ello cree que, «a pesar de la masiva llegada de público algunos días y en algunas horas en ningún momento ha habido sensación de colapso. La circulación de peatones por la Alameda ha sido fluida y se podía pasear mucho más cómodamente», asegura.

El intendente jefe de la Policía Local, Antonio Collado, también ha valorado la semana de Fira. «Destacaría la enrome normalidad y el bajo nivel de incidencias», aseguraba apuntado que «el nivel de incidencias se han reducido al 50% de lo que se producía en años anteriores». Collado ha destacado que eso ha sido posible gracias al «sobreesfuerzo de cooperación y coordinación de todos los cuerpos y fuerzas de seguridad, que ha supuesto que aquellos casos de carácter violento o que pudieran distorsionar la fiesta, hayan sido mínimos».

Fotos

Vídeos