Vallada abre su albergue tras cinco años cerrado por falta de recursos

Rodríguez visita el alojamiento de montaña donde la Diputación ha invertido 100.000 euros en la adecuación del edificio

REDACCIÓN VALLADA.

El presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, ha visitado el albergue de Vallada, en el Paraje de Les Ermites, que pronto ofrecerá a los amantes de la naturaleza 45 plazas de turismo de ocio, tras haber sido amueblado y acondicionado con una inversión de 100.000 euros del Patronat de Turisme de la corporación provincial.

«Desde el momento en que nos presentaron el proyecto de esta infraestructura inacabada tuvimos claro que debíamos ayudar a Vallada a olvidar la carga económica que tenía en la mochila y afrontar el futuro, y para ello era fundamental ponerla en marcha, con el objetivo de generar empleo en estas zonas de interior y oportunidades para que la gente se quede a vivir en estos pueblos», ha señalado Rodríguez.

Acompañado por la alcaldesa, María José Tortosa, y el diputado Pablo Seguí, el presidente de la Diputación ha recorrido las dos plantas de un edificio que se planteó en un primer momento como hotel y que, tras quedar desierto el concurso por falta de equipamiento, «ahora podrá ver la luz como refugio de montaña en una zona de un gran valor paisajístico y medioambiental, sumando un recurso más a la economía de Vallada con una previsión de 100 pernoctaciones anuales por plaza».

El alojamiento «está orientado a grupos de excursionistas y visitantes que busquen disfrutar de la montaña en un entorno alejado de masificaciones y, además de dinamizar la zona a nivel turístico, será un centro incentivador de actividades en la naturaleza», explica María José Tortosa, que ha puesto en valor el encanto de las ermitas, las cuevas visitables y el río de agua salada que hay en una zona «ideal para practicar senderismo, espeleología y escalada».

Tortosa ha añadido que la inversión de la Diputació para amueblar y equipar el albergue «ha hecho más atractiva la licitación, que además ha contado con un estudio que garantiza la viabilidad de la concesión». Un estudio que contempla seis trabajadores para el albergue y precios asequibles para alcanzar unas 4.500 pernoctaciones anuales, y que destaca la escasa oferta de este tipo de alojamiento en la comarca.

Fotos

Vídeos