La trituración permite a Cullera agilizar la poda y reutilizarla como abono

El Ayuntamiento implanta un nuevo sistema que reduce en un 90% los viajes de transporte de los restos vegetales

REDACCIÓN ALZIRA.

El Ayuntamiento de Cullera ha implantado un nuevo sistema de poda del arbolado que agiliza el trabajo en esta área de Parques y Jardines, ahorra costes y, al mismo tiempo, permite reutilizar los restos vegetales como abono. Se trata de una nueva trituradora con la que se muelen las ramas y partes eliminadas de los árboles, reduciendo de forma considerable el tamaño que ocupan al ser transportadas hasta el ecoparque.

De este modo, si antes era necesario un camión entero para cargar los restos de dos o tres palmeras, ahora en ese mismo espacio caben hasta 30 árboles triturados. Esto supone hasta un 90 % menos de viajes, remarcaron fuentes municipales.

El concejal delegado del área, Salva Tortajada, señala que «ahorramos tiempo y dinero» porque antes el camión debía salir con mayor frecuencia y eran necesarios dos operarios para la descarga mientras que ahora basta con uno. «Se agiliza el trabajo, con lo que podremos podar más en menos tiempo», destaca.

Al cabo del año, esto implica muchas horas así como combustible ahorrados. Cabe tener en cuenta que solo en palmeras el término de Cullera tiene en estos momentos 2.000 ejemplares, de cuyo mantenimiento se encarga una unidad especial del área de Parques y Jardines.

El espacio que ocupan los restos de la poda también se ahorra en el Ecoparc. Antes se llenaba un contenedor con unos pocos ejemplares y ahora se tardará mucho más tiempo gracias al sistema de trituración.

El material eliminado también tendrá una segunda vida ya que puede utilizarse como abono para parques y jardines, con el consiguiente ahorro y beneficio natural, destaca Tortajada.

«La amortización es máxima», pone en valor el edil, quien cifra la inversión en unos 20.000 euros. «Era una de las mejoras que estimábamos convenientes para el Servicio de Parques y Jardines», subraya, que desde este año cuenta además con una única cuadrilla encargada de la poda de palmeras y árboles de gran porte.

Esta última es una de las medidas tomadas por la concejalía ante los numerosos problemas que generan plagas como la del picudo y como medida de prevención de seguridad frente a caídas como la ocurrida el pasado verano en las inmediaciones de la iglesia de San Antonio.

Fotos

Vídeos