El tripartito de Xàtiva rebaja la mayoría de edad

Roger Cerdà, en una asamblea del COR./
Roger Cerdà, en una asamblea del COR.

Quienes pensaban que someter, de aquella manera, a la consideración del respetable una parte simbólica de los presupuestos municipales era un ejercicio de desestimiento, por un lado, y de demagogia fácilmente manipulable por ambas partes, como tuvimos ocasión de comprobar en la primera edición, por otro, no podían imaginar hasta qué punto se podía llevar este trampantojo populista. El alcalde de Xàtiva, Roger Cerdà, se encargó de demostrarles que, como diría Buzz Lightyear, por llevar, se puede llevar «¡hasta el infinito y más allá!» Los niños, sin concretar límite alguno de edad, tal fue la premura con que se anunció la alegre novedad, podrán decidir este año el destino de 10.000 euros. ¿Quién da más?

La inestabilidad de la Cova Negra. La grieta que ha obligado al Ayuntamiento de Xàtiva a intervenir en la cúpula de la Cova Negra es una más de las que sufre el inestable terreno en el terreno en el que se encuentra. No es preciso ser geólogo ni haber estudiado a fondo las características de la ladera para percatarse de que buena parte de los depósitos acumulados entre la senda y el umbral de la cueva son consecuencia de anteriores desprendimientos. Pero es que además son muchos los mayores del lugar que aseguran haberse adentrado gateando en una pequeña y baja cavidad existente a la parte interior izquierda del abrigo. Una sala que se desplomó o quedó sepultada hace menos de 50 años, antes, en cualquier caso, de que se vallara esta morada del hombre de Neandertal, porque nuestro informante asegura haber accedido a su interior arrastrándose sobre la espesa masa de polvo, como de talco, y huesecillos de animales existente en el lecho de toda la gruta. Y volver al cabo de un tiempo a curiosear y destruir sin querer ni saber el libro de la Historia y no encontrar rastro de su entrada porque el cerramiento de seguridad fue posterior.

El Cor depende ahora de su peor detractor. Quizá resulte temerario confiar en la creencia según la cual el poder tamiza las formas. Sobre todo teniendo en cuenta quién ha sido su predecesor. Por eso sólo les diremos que como Fran Quesada, el nuevo secretario de Medio Ambiente en sustitución de Julià Álvaro, no se apiane lo tiene claro el presidente del Consorcio de Residuos V5 Roger Cerdà. Nadie ha estado más en contra del COR que el propio Quesada en sus tiempos de concejal del Ayuntamiento de Ontinyent. Y sólo razones de fuerza mayor le obligaron a aceptar a regañadientes la integración del mencionado municipio de La Vall d'Albaida en ese encarecedor del servicio de recogida y tratamiento de basuras que es el dichoso consorcio. Un organismo que si de el propio Quesada dependiera -¡Que dependa, que dependa!, gritarán algunos- tendría los días contados.

Llueve, bendito gobierno municipal. Por cierto que sólo la prudencia nos impide detallar las presiones y las dificultades que tuvieron que sufrir y superar los informadores de prensa, radio y televisión para contar algo tan incontrovertible como que las copiosas lluvias caídas el pasado día 27 sobre Ontinyent causaron graves desperfectos en el colegio público Vicente Gironés.

Una matización. La agencia que se ocupa de la comunicación de KFC nos ha hecho saber que «no pretendía herir sensibilidades» cuando difundió una circular en la que anunciaba la apertura de un nuevo restaurante de esta conocida marca de comida en «la localidad de Játiva, concretamente en el municipio de La Llosa de Ranes». Al mismo tiempo, desde la misma agencia aseguran que les «gustaría aclarar» que, «tras tomar conciencia del error», difundió una rectificación con las señas correctas. Nota que, desde luego, no llegó a esta redacción.

Fotos

Vídeos