Sueca reivindica la inserción laboral de las personas con problemas de salud mental

Momento de la lectura del manifiesto en la puerta del Ayuntamiento de Sueca. / lp
Momento de la lectura del manifiesto en la puerta del Ayuntamiento de Sueca. / lp

Asociaciones de enfermos y familiares dicen, en el Día Mundial de la Salud Mental, que el reto es que valoren a estas personas por sus capacidades

BELÉN GONZÁLEZ SUECA.

Ayer, día 10 de octubre, se conmemoraba el Día Mundial de la Salud Mental y con tal motivo, Sueca volvía, un año más, a sumarse a esta efemérides que, en esta ocasión, ha querido hacer hincapié en las dificultades que tienen las personas que sufren una enfermedad de este tipo para conseguir acceder a un puesto de trabajo. El lema de este año elegido por la confederación de Salud Mental de España es 'Trabajar sin máscaras. Emplear sin barreras' . Y es que los prejuicios, el desconocimiento y las diferentes formas de discriminación son la principal barrera para la integración de estas personas.

El Ayuntamiento de Sueca ha querido sumarse a esta jornada de sensibilización y reivindicación, junto con las entidades locales que trabajan con este colectivo en la localidad, la Asociación de Familiares de Enfermedades mentales de la Ribera Baixa (AFEMRB) y la Fundación Santos Andrés, Santiago y Miguel. Lo ha hecho con un acto en la plaza del consistorio donde la alcaldesa, Raquel Tamarit, ha hecho un llamamiento a la implicación de toda la sociedad «por la plena reinserción en la sociedad de las personas que padecen un trastorno mental» y al respecto ha resaltado el papel que deben asumir las administraciones. «Han de ser el principal garante, pero también las empresas o los medios de comunicación, todos hemos de sumar para la plena inclusión de este colectivo. Necesitamos la máxima colaboración para romper el desconocimiento, las barreras y los perjuicios para acabar con el obstáculo del estigma y mejorar la sensibilización de la sociedad hacia las personas que padecen un trastorno mental», ha subrayado.

Por su parte, ambos colectivos han leído manifiestos redundando en esta idea. En los textos pronunciados, los representantes las dos asociaciones han reivindicado el derecho de cualquier persona a acceder y mantener un trabajo y han clamado por la igualdad de oportunidades de las personas en el entorno laboral. «Tener un trabajo digno, saludable y motivador es beneficioso para cualquier persona ya que nos ayuda a vivir con dignidad y de forma autónoma», han señalado y han puesto de manifiesto que «la inserción sociolaboral es un fundamento inaplazable para la recuperación de toda persona. Probablemente el reto consiste en conseguir que nos valoren por nuestras capacidades, no por nuestras limitaciones».

El acto finalizaba con la participación de un grupo de alumnos del colegio Nuestra Señora de Fátima, que se han querido sumar a la celebración de este Día, ofreciendo un breve concierto de flauta.

Y es que los datos son muy significativos. Según el Instituto Nacional de Estadística, más del 84% de las personas con discapacidad por problemas de salud mental no tiene empleo. Pero además, sólo el hecho de tener una discapacidad implica grandes diferencias salariales, ya que de promedio cobran entre un 15% y un 20% menos con respecto a las personas sin discapacidad.

Otro dato a tener en cuenta es que se considera que entre el 11% y el 27% de los problemas de salud mental se pueden atribuir a las condiciones de trabajo, por lo que para el movimiento asociativo de personas con problemas de salud mental, estos datos muestran la urgente necesidad de lograr entornos saludables y de crear una cultura empresarial que tenga en cuenta el bienestar de los trabajadores y la prevención de los trastornos mentales.

En este sentido y con motivo de este celebración, la consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, ha afirmado que el Consell está trabajando por «romper las barreras invisibles» y ha recordado el Pacto Autonómico para la Salud Mental que están ultimando y que apuesta por «una atención integral, comunitaria y continuada mediante una estrategia que requiere de una integración suave y una coordinación fuerte» entre los espacios social y sanitario.

Fotos

Vídeos