Sueca aprueba unas cuentas que prevén un 27% más de gasto social que en 2017

Sesión del pleno de Sueca en la que se aprobaron las cuentas municipales. / lp
Sesión del pleno de Sueca en la que se aprobaron las cuentas municipales. / lp

El presupuesto de 2018 también prevé una reducción de la deuda de 2,1 millones y la firma de un préstamo por un millón para proyectos

MANUEL GARCÍA SUECA.

El pleno de Sueca aprobó el presupuesto municipal de 2018. La primera sesión del año contaba, entre los puntos principales de su convocatoria, con la presentación de la nueva propuesta económica, unas cuentas equilibradas que ascienden a 24.145.000 euros, con sus previsiones de ingresos y gastos, lo que supone un aumento de 528.000 euros respecto al presupuesto prorrogado de 2016. Las cuentas se aprobaron con el voto favorable del equipo de gobierno (Compromís y GISPM), la abstención del grupo municipal Socialista y de Ciudadanos Sueca y el voto en contra del PP.

El segundo proyecto presupuestario del ejecutivo local destaca por la apuesta decidida, nuevamente, «por las políticas destinadas a las personas. La partida más cuantiosa y a la vez la que más se incrementa es la destinada a acción social, dotada con cerca de tres millones de euros, un 26,91% más que en el anterior presupuesto». En esta partida se incluyen las ayudas municipales para emergencia social, entre otros, y también otros servicios y programas como el Menjar a Casa, las actividades para mayores del Centro Integral, el Servicio de Ayuda a Domicilio, el Centro de Día de Menores, el Centro Ocupacional Municipal o la Residencia Pública San José para Mayores.

La alcaldesa de Sueca, Raquel Tamarit, se mostró muy satisfecha por el hecho de que el área líder de estos nuevos presupuestos sea Acción Social. La primera autoridad municipal calificó las nuevas cuentas como «unos presupuestos ajustados y realistas», al tiempo que remarcó también el trabajo del equipo de gobierno, que ha visto reducida la apuesta por muchas de sus ideas y proyectos, a fin de distribuir los recursos priorizando las partidas que afectan al día a día de las personas.

Los presupuestos contemplan una reducción de la deuda de 2.192.000 euros y, según la nueva propuesta económica, las previsiones apuntan a que el endeudamiento municipal se situará en torno a un 26,75%, un porcentaje inferior al de 2016 (33,39% ) y muy por debajo del 75%, el máximo legal permitido. Así, la deuda viva del Ayuntamiento, a pesar de haber concertado operaciones de crédito en los dos años anteriores, será de 6'5 millones de euros.

En cuanto al capítulo de inversiones, el Ayuntamiento concertará un préstamo por un millón para la financiación del grueso de los proyectos. La alcaldesa se refirió también a la capacidad inversora del consistorio que, según señaló, se ve limitada por el marco de la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, también conocida como Ley Montoro, una normativa «injusta que ahoga a los Ayuntamientos que cumplen con la norma, limitando su margen de actuación y endeudamiento». La alcaldesa explicó también que las inversiones se han ajustado al máximo para cumplir con la regla de gasto y la estabilidad presupuestaria.

Sin embargo, el consistorio ha proyectado dos grandes actuaciones: por un lado, la ampliación del aforo del CM Bernat y Baldoví, con unas 180 butacas más y la creación de una sala polivalente con capacidad para 200 personas aproximadamente, por un valor de 200.000 euros. Por otra parte, se invertirán unos 170.000 euros en la adecuación de nuevos terrenos para el cementerio municipal para la construcción de nuevos nichos. Además, también destaca la inversión de 175.000 euros para la dotación de mobiliario en la Residencia de personas con discapacidad de Sueca y otros 60.000 euros para la instalación de fotolineras (gasolineras para vehículos eléctricos) y la compra de vehículos eléctricos municipales.

Para la finalización de la piscina descubierta se han previsto 101.300 euros, en este caso, a cargo de recursos municipales, ajenos al préstamo. La construcción de la instalación deportiva, a través de un Plan Confianza de la Generalitat Valenciana, se ha visto interrumpida en diferentes ocasiones, desde el año 2012, por la falta de crédito por parte del ente autonómico.

También se continuará con la mejora de la accesibilidad en las calles, a la que se dedicarán las subvenciones provenientes de la Diputación, a través del Plan de Servicios y Obras Municipales (SOM), en los ejercicios 2018 y 2019. Al mismo tiempo, está previsto realizar un cambio de finalidad de préstamo para acondicionar el edificio municipal de la calle Vert.

El presupuesto apuesta también por la participación ciudadana. Entre las inversiones propuestas, el consistorio ha anunciado que abrirá a la opinión pública tres proyectos: la inversión en parques infantiles, en renovación de calles y plazas y asfaltado, que suman entre los tres borde 360.000 euros, para que sean los mismos vecinos quienes prioricen.

El PSPV presentó cuatro enmiendas: la incorporación de partidas específicas destinadas a la elaboración de un plan de relanzamiento industrial de los polígonos de Sueca; el empoderamiento de las mujeres con problemas de violencia de género; el incremento en la partida de becas de transporte y el empedrado o pavimentación del Paseo de la Estación. Las tres primeras fueron desestimadas dado que, en el primer caso el consistorio prevé acogerse a próximos programas de la Diputación para la reactivación de la industria y comercio local; y en los demás casos, porque ya se contemplan aportaciones económicas por estos conceptos en los presupuestos. En cuanto a la propuesta referente al Paseo de la Estación, aunque también fue desestimada, el gobierno municipal se comprometió a estudiar una solución en la liquidación del nuevo presupuesto a los encharcamientos de agua que se acumulan en el parque , en los accesos del Carrasquer.

Fotos

Vídeos