Sueca acogerá un banco de paja de arroz para convertirlo en un recurso

Asistentes a la Junta Rectora del Parc Natural de l'Albufera. / lp

El objetivo es acabar con la quema, que provoca problemas medioambientales aunque este año se vuelve a autorizar

A. TALAVERA ALZIRA.

La problemática que genera la eliminación de la paja del arroz ha provocado diferentes posturas entre agricultores, ayuntamientos y la Conselleria de Agricultura. La Junta Rectora del Parc Natural de l'Albufera se ha vuelto a reunir para exponer las medidas que se tomarán este año en el tratamiento de la paja.

Una de las iniciativas que se han anunciado en esta reunión es la instalación de un banco de paja en Sueca. El director general de Medio Natural y Evaluación Ambiental, Antoni Marzo, ha explicado que es fundamental facilitar la conversión de la paja en un recurso y uno de los objetivos complementarios al almacén será la búsqueda de mercados en colaboración con los consejos agrarios y los ayuntamientos del Parc de l'Albufera. Ellos aportarían el personal necesario para realizar la entrada de la paja y para efectuar el almacenaje en condiciones idóneas para su posterior venta.

Este nuevo proyecto está pendiente de la aprobación de la empresa Vaersa por lo que se espera que el almacén pueda estar operativo en unas tres semanas.

Sobre la quema de la paja del arroz que se ha vuelto a autorizar de forma excepcional este año, se ha señalado que se pretende pasar de quemar 15.000 hectáreas como se hizo en 2016 a 6.000 este año y seguir bajando esta cifra para que al final desaparezca la quema.

Y es que los representantes de la Conselleria han recordado que «la quema no es la solución ya que hay salinidad en el suelo que en la actualidad está siendo investigada». Por lo que los permisos para quemar la paja se otorgarán por causas excepcionales y demostrables.

Ayudas pendientes

En esta reunión con los representantes de la Conselleria y de los municipios pertenecientes al parque natural, la representante del Ayuntamiento de Sueca, Isabel Jiménez, ha reivindicado que los agricultores que cumplen con todas las directrices no han recibido aún las ayudas prometidas.

La representantes de la Secretaría de Agricultura ha pedido disculpas por este retraso y ha señalado que las ayudas de 2016 se pagarán en el mes de noviembre y que las de 2017 se contabilizarán cuando acabe el periodo de inundación.

La edil suecana también ha solicitado que se tenga en cuenta la problemática específica del municipio arrocero que cuenta con 6.000 hectáreas enmarcadas en el Parc Natural de l'Albufera. Además, Jiménez, ha insistido en que la Conselleria «debe informar bien y hacer la oportuna tarea pedagógica con los agricultores para que puedan conocer en tiempo y forma las medidas determinadas que se quieren aplicar este año, como en la próxima siega».

Más

Fotos

Vídeos