El reloj que volverá a dar las horas

Visita de las autoridades a la exposición. / david pascual
Visita de las autoridades a la exposición. / david pascual

L'Alcúdia restaura este elemento de la iglesia de Sant Andreu, instalado en 1890

MANUEL GARCÍA

l'alcúdia. Recuperar la historia para que el paso del tiempo, el de cada segundo durante décadas, no deje mella en el patrimonio local. Con este objetivo, el Ayuntamiento de l'Alcúdia ha decidido restaurar el histórico reloj del campanario de la antigua capilla del Bautismo en el templo de Sant Andreu y mostrar este proceso en una exposición en la propia iglesia.

A lo largo de estos días, los vecinos interesados pueden aprender sobre el proceso de restauración, iniciado el pasado año y que ha finalizado recientemente, y que llevará a que el reloj, instalado en 1890, pueda volver a marcar las horas a partir del próximo mes de septiembre.

En concreto, el reloj del campanario se puso en marcha el 8 de septiembre de 1890 por parte de Vicente Calatayud, relojero de Valencia. Fue financiado por el Ayuntamiento entonces presidido por José Arnandis Puig. Por tanto, está cerca de cumplir los 130 años de antigüedad.

Según informaron desde el propio Ayuntamiento de l'Alcúdia, se trata de un mecanismo de gran formato: 2'3 metros de largo, 1'1 de ancho y 1'3 de alto. Tiene tres cuerpos, uno para la marcha, otro para los sonidos horarios y un tercero para los sonidos de los cuartos. Cada uno de los cuerpos funciona con pesos sujetos a las ruedas mediante un cable.

El antiguo mecanismo fue sustituido por uno nuevo que funciona mediante electricidad desde hace más de 30 años. Eso ha supuesto que se haya ido deteriorando poco a poco a causa del óxido y por los excrementos de las palomas que hacían su nido en la cámara del reloj.

Dado el valor histórico del mecanismo, desde el Ayuntamiento se decidió el pasado año que se realizara un estudio que determinara si había posibilidad de restauración y cuáles serían sus costes. Este estudio se le encargó al relojero artesano de Algemesí Toni Teruel, quien elaboró un dossier donde se considera viable económica y técnicamente la actuación.

De este modo, se acordó iniciar una restauración que comenzó con el desmontaje completo del mecanismo y su traslado al taller, donde cada pieza fue clasificada, limpiada y pulida. También se repararon todos los desperfectos y se sustituyeron los antiguos cables.

El antiguo mecanismo se ha actualizado con unos motores que evitan que se tenga que dar cuerda a diario y que permiten así el funcionamiento automático. El presupuesto total de la actuación ha sido de 17.000 euros, de los que 13.000 corresponden a la restauración del mecanismo. El resto de la inversión se ha dedicado a la restauración y limpieza de la cámara del reloj y de los soportes donde será montado una vez que finalice el periodo de exposición al público. Los vecinos que estén interesados pueden aprender sobre el proceso de restauración en la exposición ubicada en el interior del templo. La muestra fue inaugurada por el alcalde de la localidad, Andreu Salom, y por el rector de la parroquia, Francisco Tomás.

Fotos

Vídeos