Los problemas en el juzgado 3 de Ontinyent se agravan con el calor

CSI-F advierte del «abandono» en las instalaciones judiciales y recuerda que los trabajadores se llevan ventiladores de casa

REDACCIÓN alzira.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI·F) ha denunciado que los trabajadores del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Ontinyent, que también se ocupa de Violencia sobre la Mujer, llevan ventiladores y refrigeradores debido a las altas temperaturas en el local. La central sindical ha señalado que a la falta de reparación del aire acondicionado, se suman las estrechas dimensiones del juzgado. El sindicato ha alertado en un comunicado de su «abandono».

CSI·F ha recordado que este juzgado se caracteriza por su espacio reducido y «abarrotado de expedientes». Los ocho funcionarios allí destinados realizan su labor en apenas 25 metros cuadrados. La sala de espera consiste en un rellano con dos sillas instaladas al lado de sendos escalones. «En tan diminuto espacio se juntan menores con detenidos o víctimas de violencia a escasos metros de agresores», han señalado desde CSI·F.

El sindicato ya alertó el pasado 8 de junio a la Dirección General de Justicia de la falta de funcionamiento del aire acondicionado. No obstante, desde entonces no se ha llevado a cabo su reparación y con el aumento de las temperaturas de las últimas semanas se ha llegado a una situación preocupante. La central sindical ha advertido de que de no producirse una solución en breve, el delegado de prevención podría plantear la paralización de la actividad. CSI·F ha insistido en que los empleados públicos llevan ventiladores y hasta refrigeradores de su casa para atenuar el calor. No obstante, estas soluciones provisionales no evitan que la temperatura alcance los 30 grados dentro de las dependencias judiciales.

«La falta de climatización se suma a los numerosos problemas del juzgado, como las goteras que tiene y que provocan que los propios trabajadores hayan adquiridos plásticos para cubrir los expedientes y evitar su deterioro», han añadido desde el sindicato.

Y es que situaciones como ésta se repiten en muchos de los juzgados de la Comunitat. Alzira o Sueca son ciudades que también cuentan con dependencias antiguas y con muchos problemas derivados de la falta de mantenimiento.

En el caso de Alzira, a la ya habitual falta de espacio para los expedientes que también se repite en los juzgados de Sueca, han tenido temporadas en las que los baños han estado inutilizados y los funcionarios han tenido que hacer uso de los aseos de los bares cercanos.

Todo esto se debe a que estos juzgados se encuentran a la espera de ser trasladados a un nuevo palacio de justicia que lleve décadas en la agenda de la Conselleria de Justicia pero que nunca llega. Instalaciones, las actuales, que mientras tanto siguen deteriorándose.

Fotos

Vídeos