La presentación de alegaciones aplaza el pago de complementos a trabajadores de Carcaixent

Un reciente pleno de Carcaixent. / lp
Un reciente pleno de Carcaixent. / lp

El alcalde critica a la Junta de Personal y asegura que sin estas alegaciones los empleados municipales «estarían cobrando ya»

MANUEL GARCÍA CARCAIXENT.

El acuerdo del pleno de Carcaixent del pasado 20 de diciembre por el cual los aproximadamente 180 trabajadores del Ayuntamiento podrían cobrar ya determinados complementos salariales ha encontrado una piedra en el camino. La presentación de alegaciones por los sindicatos miembros de la Junta de Personal y la respuesta de un trabajador a las mismas con otra alegación impedirá que en la nómina de este mes de febrero se pudiera incluir esta cantidad.

El alcalde de la ciudad, Francesc Salom, y la Junta de Personal, mantienen visiones opuestas sobre cómo ha de gestionarse esta situación.

En declaraciones a LAS PROVINCIAS, Salom afirmó que si no se hubieran presentado alegaciones, los trabajadores municipales «estarían cobrando ya». Las alegaciones, sin embargo, dejan sin efecto el acuerdo del pleno de diciembre. Según el alcalde, para que el acuerdo sea firme hay que resolver previamente las alegaciones.

El primer edil acusó a la Junta de Personal de mentir y de no facilitar toda la información a los trabajadores: «Ellos son la vía de comunicación entre los trabajadores y la empresa. Si no trasladan la opinión de la empresa, ¿para qué están? ¿Qué pretendían, que no se supiera la realidad de la situación y esconder las contradicciones de la Junta de Personal, que ha roto las reglas del juego?»

Desde la Junta de Personal se considera que el acuerdo del pleno de diciembre «es totalmente válido y ejecutivo, ya que se han desestimado por silencio (administrativo) las alegaciones que se interpusieron». Por ello, le piden al gobierno municipal que cumpla los acuerdos adoptados en el pleno. Salom discrepó y afirmó que realizan «una interpretación muy equivocada del silencio administrativo. La Junta de Personal se arroga una función que no le corresponde: la de interpretar y resolver alegaciones de terceros».

Desde la Junta de Personal, a través de un comunicado, afirmaron que no es cierto, como se señala desde el gobierno municipal, que el acuerdo de la mesa de negociación del 20 de diciembre se haya cumplido «escrupulosamente». Insistieron que el acuerdo «es totalmente válido desde el 23 de febrero de 2018, y por tanto, no vemos ningún inconveniente en que éste se materialice en la nómina del actual mes de febrero».

La presidente de la Junta de Personal, Amparo Lorente, concluyó el escrito tras señalar que «trabajar y colaborar sí, pero en igualdad de condiciones».

Tanto desde la Junta de Personal como por parte del propio alcalde se acusaron mutuamente de jugar con los trabajadores municipales.

Desde el equipo de gobierno afirmaron que no han cambiado de posición respecto a los acuerdos de la mesa. «Más bien al contrario, hemos tratado de buscar las vías para evitar situaciones contrarias al interés general de la plantilla, sin haber conseguido aún una solución satisfactoria, motivo por el que se aplaza la resolución del recurso al mes de marzo», señalaron desde el gobierno.

Con respecto a la nueva relación de puestos de trabajo, desde el gobierno local afirmaron que no se plantean en ningún momento abandonar el trabajo que ya está «muy avanzado». El mismo, a lo largo de casi 200 páginas, «pensamos que recoge al máximo las observaciones hechas por los trabajadores y también las condiciones generales». Por tanto, la paralización del trabajo «encaminado a mejorar la situación laboral de toda la plantilla de este Ayuntamiento sería un error».

Uno de los puntos que la Junta de Personal ha solicitado es pedir, si no se recibe contestación a sus demandas, la ejecución forzosa de las dos sentencias ganadas por el sindicato Comisiones Obreras respecto a los decretos 1240 y 1245 del pasado año 2016. Desde el gobierno municipal se advierte de que la ejecución de las sentencias supondría «volver a julio de 2015». Además, señala que las sentencias tienen recursos interpuestos por el Ayuntamiento «y, por tanto, tampoco son firmes». «El compromiso de las partes era retirar los recursos en el momento en que los acuerdos del pleno fueran firmes», añadieron.

El equipo de gobierno señaló que tiene la intención de seguir negociando para conseguir una nueva relación de puestos de trabajo, «ya muy avanzada, sin perder de vista los acuerdos tomados con los trabajadores en la Mesa de Negociación del 20 de diciembre, del que buscará su cumplimiento con todas las vías legales o de negociación que tenga a su alcance». Tanto el alcalde como la concejala de Recursos Humanos, Desirée Palma, se pusieron a disposición de la plantilla de trabajadores para celebrar una asamblea informativa en la que realizar todas las aclaraciones pertinentes.

Finalmente, advirtieron de que seguirán trabajando, «preferentemente con la colaboración de los sindicatos, pero, si no fuera posible, acabaremos el trabajo iniciado para llevar una propuesta de valoración de puestos de trabajo para el pleno de mayo como fecha límite».

Fotos

Vídeos