Plato de segunda mesa

Cerdà, con M. Suay y los modelos en el Palacio Ducal de Gandia.

El Palacio Ducal de Gandia fue el marco elegido por el modisto de Xàtiva Miquel Suay para la presentación de su colección de moda inspirada en los Borja. Cría cuervos. Al desfile, celebrado el pasado día 30, asistieron los presidentes de la Generalidad y de las Cortes, el conseller de Hacienda, el secretario de Turismo y los alcaldes de la capital de La Safor y Xàtiva, entre otros. «Su colección Coraje -escribió el alcalde Cerdà en su diario- es una magnífica oportunidad para poner en valor a esta estirpe de setabenses universales». Colección que no se presentará en Xàtiva, según desveló alborozado el mismo Cerdà, hasta una fecha indeterminada del «primer trimestre de 2018». Con lo que para entonces no será ya plato de segunda mesa sino de cuarta o quinta. ¿Comprenderán algún día nuestras autoridades que a Xàtiva no le conviene que se mezclen unos Borja con otros, pues los Borgia que despiertan interés universal, por emplear las palabras de Cerdà, son los setabenses, no los gandienses, que sólo interesan a los jesuitas, y no a todos?

Una lápida desactualizada. La lápida que recuerda, a la manera británica, la relación de deanes, párrocos, abades y abades mitrados que ha tenido la Seo desde su fundación, una iniciativa del ahora canónigo de la catedral de Valencia y escritor evangelizador Arturo Climent Bonafé, se ha quedado desactualizada. Indica el año en que Climent se hizo cargo de la abadía, 1996, pero no el que la dejó, 2015, ni la identidad de quien le sustituyó y la administra desde entonces, José Canet Canet.

Vertidos incívicos. La limpieza de vertederos ilegales que realiza cíclicamente la Diputación de Valencia es meritoria e inútil a la vez. Plausible porque alguien ha de adecentar caminos y cunetas y el COR sólo está para lo que está, que es más bien poco y caro. E inservible porque tropieza con el incivismo de la gente y, en especial, de quienes se dedican a las chapuzas y son incapaces de trasladar los escombros a un ecoparque, bien porque son unos incívicos ignorantes que no saben de su existencia, bien porque están percibiendo algún tipo de paga de la Administración y temen perderla si acuden a un establecimiento oficial con el fruto de su ilegalidad. La cuestión es que no hace tantos meses que la corporación provincial despejó el solar de la incendiada cooperativa de arcas San José, en la carretera de la Torre d'en Lloris, y ya lo han convertido en una completa escombrera.

La familia Alberto-Domènech aumenta. El director de la banda juvenil de Montesa, miembro de la Música Vella de Xàtiva y de la Colla de Dolçainers i Tabaleters La Socarrada Francesc Albero Belda y su esposa, Yolanda Domènech, han sido padres por segunda vez. En esta ocasión de una niña que se llamará Laia y pesó 3,290 kilos al nacer a las 17:50 del pasado día 27 de septiembre en el Hospital Universitario de La Ribera en Alzira. El primogénito de la familia, Arnau, aún no ha cumplido los tres años pero ya pugna con sus abuelos y tíos por acunarla.

No habrá subvención bastante. De interés para el concejal de Deportes Pedro Aldavero. La temporada de la piscina cubierta de l'Alcora ha comenzado con la reforma de los baños, a cargo del adjudicatario del servicio. Paso previo a las obras que ha de emprender el consistorio y que consistirán en el cambio de la caldera, la mejora del equipo térmico y la impermeabilización de la cubierta, entre otros trabajos que consumirán buena parte de la subvención de 120.000 euros recibida de la Diputación de Castellón.

Presupuestos participativos y polémicos. La polémica sobre los presupuestos participativos no sólo está presente en la ciudad de Xàtiva. En Zaragoza, gobernada por una franquicia de Podemos, lo estuvo desde el primer día que se puso en marcha. La mayoría de las críticas recibidas por el programa piloto fueron refutadas por la llamada Cátedra de Participación. Pero el informe elaborado por tres grupos de trabajo no pudo ocultar falta de información, una metodología que chocaba con la realidad y una imposibilidad de abordar proyectos de ciudad al primar la distribución por barrios. Fallos a los que se ha venido a sumar ahora un cambio de criterio en la baremación de los concursos.

Fotos

Vídeos