La planta de transferencia de Bufali comenzará a funcionar la próxima semana

REDACCIÓN ALZIRA.

Después de años de conflictos judiciales, políticos y territoriales, la comarca de la Vall d'Albaida «volverá a la normalidad de la que disfrutaba antes de la imposición por parte de la Generalidad de los consorcios de residuos que acabaron con el sistema de recogida del que se había dotado la comarca desde principios de siglo», según recordaron desde la Mancomunitat de la Vall d'Albaida.

Reunida el pasado miércoles con carácter de urgencia, la junta de gobierno del ente comarcal, compuesta por representantes de todos los partidos políticos, dio luz verde por unanimidad a la entrada en funcionamiento de la planta de transferencia de Bufali. Como declaraba el presidente de la Mancomunitat, Vicente Gomar, «hemos conseguido restablecer el statu quo y poner fin a años de conflicto; lo que funcionaba bien nunca se debería haber tocado».

Desde la Mancomunitat, y mediante un comunicado remitido en la jornada de ayer, señalaron que la defensa del Plan de Minimización de Residuos de la Vall d'Albaida «ha sido un conflicto permanente con el COR, ya que acababa con un sistema de recogida comarcal y eficiente para imponer otro que encarecía los costes económicos y medioambientales».

Explicaron que, con la entrada en funcionamiento el próximo lunes 12 de marzo de la planta de transferencia de Bufali, «se evita el sobrecoste que suponía el transporte a Rótova y que ha agravado notablemente la situación económica de la Mancomunitat de la Vall d'Albaida, y se restablece la situación previa a la entrada en funcionamiento del Consorcio de Residuos con el que se llegó a un entendimiento después de meses de negociaciones para que reconociera el Plan de Minimización de Residuos de la Vall d'Albaida».

Desde la Mancomunitat se congratularon de haber podido resolver este problema que llevaba años causando quebraderos de cabeza en sus dirigentes.

Fotos

Vídeos