Piden a Roberto Granero que dimita como presidente de la Mancomunitat

Roberto Granero, durante una visita como presidente de la Mancomunitat. / lp

Compromís, Accede-DV y C's aseguran que su postura está paralizando la institución y que su situación es irregular según los Estatutos

REDACCIÓN XÀTIVA.

Vicent Muñoz (Compromís), Antonio Vicente Lluch (Ciudadanos) y José Luis Gijón (Accede-DV), miembros de la actual Junta de Gobierno de la Mancomunidad La Costera - la Canal, piden la renuncia de Roberto Granero (PSPV-PSOE) como presidente de la institución supramunucipal, después de que el pasado 15 de junio presentara su renuncia como alcalde de l'Alcúdia de Crespins, por no reunir las condiciones que marcan los estatutos vigentes y la ley 28/2010 de reglamento orgánico de la Comunitat Valenciana. Todo ello además, según indican en un comunicado conjunto, de que el propio Partido Socialista haya hecho público que su candidata a sustituirlo será María José Tortosa, alcaldesa de Vallada.

Además, los tres grupos consideran que esta «no dimisión» está paralizando «de forma intencionada y sin necesidad», un cambio que, a su parecer, ya se debería haber producido de forma democrática.

Los representantes de las tres formaciones lamentan la falta de proyecto de futuro para la Mancomunidad claro durante estos dos años, y esperan que la presidenciable detalle su proyecto para demostrar que verdaderamente quiere contar con el apoyo del resto de fuerzas. «La sensación mayoritaria es que, aunque ha habido avances, se ha dejado perder demasiado tiempo y, si nosotros que estamos en la Junta de Gobierno, tenemos esa sensación, el resto de alcaldías más aún, y demás concejalías aún más, y la información a la ciudadanía», indican.

Vicent Muñoz, alcalde de La Font de la Figuera y representante de Compromís, lamenta «el retraso en la renovación de la presidencia que paraliza la institución y que es totalmente innecesaria, con lo que, además de la sensación de tiempo perdido, incrementa los problemas de puesta en marcha de la nueva dirección» y apunta que «si en un mes y medio todavía no se ha producido la renuncia, cuando se sabe que se tiene que dejar la presidencia y ya han dado a conocer quién lo sucederá, cuánto tiempo más tendremos que esperar para poder reactivar de verdad la Mancomunidad al servicio de los municipios y, por tanto, de la ciudadanía?».

Antonio Vicente Lluch, alcalde de Llanera de Ranes y representante de Ciudadanos afirma que, «no podemos estar pensando que la función de la Mancomunidad es sólo la de organizar rutas senderistas o turísticas, que también, sino que habrá que tener en cuenta que los pueblos tenemos problemas urgente para resolver y necesitamos que la Mancomunidad debe estar al lado de los pueblos, como hacen otras instituciones como la Diputación, e informando y repartiendo el trabajo entre los distintos componentes del equipo de gobierno».

Por su parte, José Luís Gijón, alcalde de Cerdà y representante de Accede-DV afirma que «tenemos cierto malestar porque hay dinámicas que no han cambiado, aunque reconocemos la mejora de la nueva gestión en algunos aspectos, pero debemos ser más autoexigentes con el dinero de todos».

Muñoz, Lluch y Gijón asegura que si quieren contar con ellos «será necesario que tengan en cuenta nuestras demandas, que nos hagan llegar sus objetivos y hacia dónde se quiere ir», por lo que piden la definición clara de la hoja de ruta para los años que quedan de legislatura, así como la modificación de los estatutos que dicen están caducados desde hace años y la consideración de competencias claras de los miembros de la Junta de Gobierno para que la tarea de cada uno sea más funcional.

Reconocen que las expectativas depositadas en María José Tortosa son altas, especialmente por la decepción de estos años, y esperan que la propuesta del PSPV esté a la altura para poder estudiarla y debatida previamente al pleno de investidura, que todavía no se tiene constancia de cuando se convocará.

Fotos

Vídeos