La oposición tumba la aprobación del nuevo Plan General de Ordenación Urbana de Alzira

Polígono El Pla, una de las grandes zonas industriales de la ciudad de Alzira. / a. t.
Polígono El Pla, una de las grandes zonas industriales de la ciudad de Alzira. / a. t.

La ausencia de dos concejales del tripartito posibilita que PP y C's consigan mayoría para rechazar esta versión preliminar

A. TALAVERA ALZIRA.

El Ayuntamiento de Alzira continuará unos meses más sin su nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) ya que los partidos de la oposición han rechazado esta revisión que se llevaba a pleno ayer.

La ausencia de dos concejales del equipo de gobierno por enfermedad ha propiciado que PP y Ciudadanos hayan obtenido mayoría y hayan frenado este proyecto.

El argumento para oponerse a esta revisión del Plan por parte del PP ha sido la «falta de terreno para uso comercial». Así lo ha explicado en su intervención el concejal popular, Enrique Montalvá. «Esta falta de terreno terciario puede condicionar el futuro de la ciudad ya que no podrá albergar grandes zonas comerciales y otros municipios quedarán mejor posicionadas», ha señalado Montalvá. Por este motivo, ha pedido al equipo de gobierno que rectifique y modifique este aspecto para «no perder puestos de trabajo».

Alzira alegará al proyecto de conexión de Carcaixent con la A-7 por su impacto ambiental

Por su parte, el gobierno ha defendido el nuevo plan y ha señalado que existe terreno suficiente para este fin. «Tenemos de sobra ya que todo lo catalogado como industrial es válido también para terciario. Lo hemos ampliado y existen más de 1.400.000 metros cuadrados de suelo industrial», ha respondido la concejala de Planeamiento Urbanístico, Sara Garés.

El edil del PP ha insistido en que las zonas industriales no son las apropiadas para ubicar centros comerciales y que «deberían haber peleado más por Vilella o poder habilitar la zona del Hort de Simarro (junto a la carretera de Corbera)».

En este sentido, Garés ha recordado que el Hort de Simarro es zona de terciario y que «nosotros apostamos por una ciudad compacta y sostenible y por incentivar el comercio local».

En esta revisión del PGOU también se reduce de forma importante las zonas residenciales al haber eliminado varios PAIs que se introdujeron en los años del boom inmobiliario que no se habían ejecutado y contemplaban cientos de nuevas viviendas. Un aspecto que no ha sido reprobado por el resto de grupos ya que se ha adaptado a las directrices actuales de la Conselleria.

El grupo de Ciudadanos ha justificado su negativa al señalar que no han tenido tiempo para analizar toda la documentación. El alcalde de Alzira, Diego Gómez, ha lamentado que los grupos de la oposición hayan cambiado el sentido de su voto ya que en las juntas previas al pleno habían declarado que se abstendrían en este punto.

Tras el rechazo de la oposición a iniciar esta revisión del PGOU, el concejal de Promoción Económica, Ivan Martínez, ha lamentado la decisión ya que «supone ralentizar los trámites» y ha recordado que existe mucho espacio disponible en polígonos como «el 90% en el Pla».

El Ayuntamiento de Alzira ha solicitado una prórroga para tener listo el nuevo PGOU y tienen de tiempo hasta el 20 de agosto para presentar el nuevo plan. Por lo que se espera que en los próximos meses se vuelva a debatir en el pleno y contar con la mayoría suficiente.

En este debate sobre el PGOU, la concejala de Planeamiento Urbanístico ha anunciado que el Ayuntamiento va a presentar alegaciones al proyecto de conexión con la A-7 desde Carcaixent, que todavía no está definido. «Este enlace tendrá un gran impacto medioambiental en nuestra ciudad ya que se van a perder campos en la zona del Camino de Almunia, Vilella y contempla la construcción de un gran puente por la carretera de Alberic», ha señalado Garés.

Otro de los puntos que se han tratado en el pleno de Alzira ha sido la moción presentada por Ciudadanos para pedir a la Confederación Hidrográfica del Júcar que limpie los barrancos del término municipal. Una solicitud que ha contado con el respaldo de todos los grupos políticos.

El concejal de Ciudadanos en Alzira, José Luis Ruiz, ha manifestado su satisfacción tras llegar a este acuerdo y ha comentado que «el estado actual de los barrancos no es solo un peligro por posibles inundaciones, también por el riesgo de incendios y otras molestias para la población como la proliferación de insectos y roedores o reptiles». El edil de la oposición espera que la CHJ atienda esta petición o «en caso contrario, debería ser el Ayuntamiento el que asuma esta responsabilidad para las zonas más críticas, siempre con el permiso pertinente».

También ha contado con el apoyo unánime la aprobación del Plan de Prevención de incendios forestales del paraje natural de la Murta y la Casella. Un documento presentado para iniciar los trámites para tener las herramientas necesarias para evitar que el fuego acabe con estas zonas naturales de gran valor ya que en la actualidad la ciudad solo cuenta con planes de extinción.

Fotos

Vídeos