Ontinyent prohíbe ir al Pou Clar con comida en verano y con vidrio o alcohol todo el año

El paraje del Pou Clar, un símbolo de Ontinyent. / luis botella
El paraje del Pou Clar, un símbolo de Ontinyent. / luis botella

El pleno aprueba la propuesta solicitada por Amics del Pou Clar para solventar la posibilidad de interpretaciones sobre estas cuestiones

MANUEL GARCÍA ONTINYENT.

Mejorar la protección y seguridad del paraje del Pou Clar y hacer más claras las normas que regulan su uso. Este es el objetivo de la propuesta que aprobaba este miércoles el pleno del Ayuntamiento de Ontinyent de modificación de los artículos 9 y 13 de la ordenanza reguladora de las Normas de Protección de este Paraje Natural Municipal, y que supondrán la prohibición del acceso con comida en los meses de verano, y con vidrio y bebidas alcohólicas durante todo el año, con sanciones de hasta 750 euros.

Según explicaba al pleno el concejal coordinador Territorio, Jaime Peris, «se trata de una propuesta apoyada por el Consejo de Medio Ambiente y con la que queremos resolver los problemas que había en la anterior regulación. Atiende a una petición expresa de la asociación Amics del Pou Clar, además de varias observaciones recibidas en las encuestas y los trabajos que hicimos para el marco de la elaboración del Plan de Uso Público del Paraje Natural Municipal Sierra de la Umbría -Pou Clar», señalaba.

En concreto, en el artículo 9, que regula los usos y actividades prohibidos en el ámbito del paraje y, dentro de este artículo, en el apartado 10 que prohíbe la práctica del picnic, excepto la zona de Galindo, explicaba que «había diferentes problemas de interpretación para la definición de picnic, lo que se intentó solucionar con diferentes instrucciones para aclarar lo que se permitía hacer y lo que no. No obstante, al ser un concepto muy amplio y ambiguo, ni los usuarios del paraje ni los vigilantes tenían claras las normas».

Ahora, con la nueva redacción, se intenta eliminar cualquier interpretación, estableciéndose una redacción más restrictiva, pero también más clara, introduciéndose un ámbito temporal a la prohibición de comer, entre los meses de junio a septiembre, ambos inclusive, que es el periodo de mayor afluencia en el paraje y cuando se producen estas conductas, que pueden afectar negativamente al paraje. El resto del año no quedará prohibido comer en el paraje.

Igualmente, se incluye la prohibición de acceder con bebidas alcohólicas y botellas de vidrio, dado el peligro que supone para la seguridad del paraje y la prevención de incendios forestales, siendo esta prohibición permanente y no limitada a los meses de verano.

El borrador del texto de modificación de la ordenanza se ha publicado en el portal web del Ayuntamiento, y se ha dejado abierta la posibilidad a ciudadanos, organizaciones y asociaciones que así lo consideren para manifestar sus opiniones al respecto.

Por otra parte, con una oferta de alojamiento que ha estado prácticamente cubierta al 100%, una amplia variedad de actividades y un patrimonio monumental y medioambiental con horarios extensos, el municipio de Bocairent ha recibido a miles de visitantes durante los días de Semana santa y Pascua. Sin duda, las vacaciones de primavera «suponen uno de los períodos clave para toda la maquinaria turística de nuestro pueblo», en palabras de la concejala del área, Noelia Vañó, «por lo que cada año procuramos poner en marcha nuevos atractivos».

Así, este año se celebró el primer Mercado renacentista de Pascua con puntos de venta de productos artesanales y gastronómicos además de propuestas lúdicas infantiles y de ambientación musical en las plazas del centro histórico.

Adicionalmente como cada tres años, la plaza de toros acogió la escenificación de la pasión y muerte de Jesucristo el viernes por la noche bajo la dirección de José Vicente García. 'El Pas de l'hort' implicó la participación de más de cien personas entre actuantes y técnicos gracias al patrocinio de la Diputación de Valencia dentro de los actos conmemorativos del 175 aniversario del coso más antiguo de la Comunidad Valenciana.

Igualmente, hasta ayer lunes hubo degustaciones de vinos y productos típicos de la zona y rutas guiadas para completar las visitas a los principales monumentos que contaron con horarios especiales. De esta forma, las 'Covetes dels moros' abrieron ininterrumpidamente durante todo el día mientras que el resto de recursos permanecieron disponibles por la mañana y la tarde como el nevero o los museos municipales.

Para hacer frente a la alta afluencia de visitantes, el Área de Espacios públicos y naturales del consistorio reforzó diversos servicios como los de jardinería, limpieza de instalaciones municipales y recogida de basura que estuvieron operativos todos los días con la intención de que «la gente que venga a conocer la séptima maravilla rural de España se vaya satisfecha con la experiencia», según la concejala de Turismo. De hecho, Noelia Vañó insiste «en la complementariedad de esfuerzos entre la administración local y el tejido económico y social para convertir Bocairent en un referente durante las vacaciones de Semana Santa y Pascua».

Fotos

Vídeos