«Tal vez me moriré sin saber dónde están los restos de García Lorca»

Ian Gibson en Xàtiva. / a. rovira
Ian Gibson en Xàtiva. / a. rovira

El conocido hispanista Ian Gibson participa en un recital en Xàtiva en el que se pone de manifiesto la relación del poeta con la música

GRACIA ROVIRA XÀTIVA.

«Quiero saber dónde están los restos de Lorca. He dedicado 40 años a investigarlo. No sé si me voy a morir sin saber dónde está Lorca». Así se expresaba Ian Gibson, el biógrafo más reputado del poeta granadino en su visita a Xàtiva para participar en el recital 'Como canta un poeta', que se celebró coincidiendo con el 120 aniversario de su nacimiento y con la conmemoración del bombardeo de la estación de Xàtiva el 12 de febrero de 1939.

Gibson cree que los restos del poeta «están muy cerca de donde buscaron y creo que no buscaron bien. Sigo pensando que está donde siempre se ha pensado que está. Pero deberían hacer otra búsqueda más científica y ampliar el área».

El hispanista de origen irlandés destacó la necesidad de reivindicar la figura de Lorca y su condición de homosexual, que ha sido siempre un tabú, especialmente para su propia familia. «Lorca no se entiende sin su condición de marginado sexual», aseguró, y recordó su apoyo hacia las mujeres, y en general, hacia los marginados sociales como él, como los negros y los gitanos. El asesinato de Lorca fue una más de las tragedias que conllevó la Guerra Civil española, al igual que el bombardeo de la estación ferroviaria de la ciudad setabense que, Gibson indicó, es fruto de la «terrible de la crueldad del hombre. Este país me produce una mezcla de amor y rabia, no lo puedo evitar. Es un país en el que nunca puedes ganar una batalla. Es un país muy difícil. Me duele muchísimo, en el caso de Lorca no hay momento en el que no piense en sus últimas horas», aseguró.

En su opinión, España «no está haciendo los deberes con respecto a sus muertos. Creo que el PSOE, cuando tenía su mayoría, no tuvo la valentía necesaria para afrontar el tema. El Estado tiene que buscar a sus muertos. Los franquistas lo hicieron y tuvieron 40 años para hacerlo. Los muertos están todavía como perros en las cunetas. Lorca es el desaparecido más famoso del mundo y representa a todos esos muertos de las cunetas y las fosas comunes».

También destacó la profunda relación de Lorca con la música de donde surgió la idea del recital: «Tenía el don de la música y en su familia había músicos. Su hermano era capaz de ir a Granada a escuchar una zarzuela y volver a casa y recrearla al piano. Nació con esto en la sangre y en los genes».

También aseguró que no se conoce ninguna grabación de la voz de Lorca: «No se ha encontrado. Sería fantástico oír la voz de Lorca recitando, sería como descubrir la tumba de Tutankamon, noticia mundial».

En cuanto a sus próximos proyectos, Gibson indicó que en abril sale una nueva edición de su primer libro sobre el asesinato de Lorca. «Y con esto pongo punto final. Quiero volver a la ficción y, sobre todo, leer. Creo que los escritores e investigadores leemos mucho en torno al tema de nuestras investigaciones y quiero a hacer una novela».

Fotos

Vídeos