«El libro sobre la topografía médica será muy interesante»

Aureliano Lairón, cronista de Alzira. / lp
Aureliano Lairón, cronista de Alzira. / lp

El archivero desgrana tanto los proyectos finalizados en el año recién finalizado como los que llevará a cabo en los próximos meses Aureliano J. Lairón Pla Cronista oficial de la ciudad de Alzira

MANUEL GARCÍA ALZIRA.

El año que acaba de finalizar ha supuesto la aportación a la bibliografía local por parte del archivero municipal y cronista oficial de Alzira de tres nuevos libros sobre historia local, a cual más interesante. El hecho no ha pasado desapercibido a los interesados en los temas de historia, tradiciones y costumbres de la ciudad. Por ello, Aureliano Lairón, colaborador tantas veces de la edición comarcal de Las Provincias, analiza todos estos aspectos.

-Un año, éste, que ha sido particularmente productivo.

-La verdad es que sí, pero en parte es debido a la casualidad. Me explico, alguno de esos libros lo llevaba entre manos casi cinco años. Este año he tenido la satisfacción de haber visto editados el trabajo 'Alzira y la pérdida de su patrimonio histórico-artístico (1900-2000). Lo que el siglo se llevó' en el volumen de las Actas del Congreso Tradiarq 2017, la reedición de mi poemario Òpera Prima Poètica, y, más recientemente, los libros 'Alzira. Crónica del siglo XXI (2007-2012)', 'Alzira. Avingudes, places i carrers (De la G a la P)', éste con Rubén Pastor, y el 'Llibre d'Actes del Consell i jurats de la vila d'Alzira (1388-1397)', éste con Salvador Vercher. Se trata de volúmenes que han publicado la editorial Reclam, la Falla Pintor Andreu, el Ayuntamiento de Alzira y la Universitat de València y la Acadèmia Valenciana de la Llengua, respectivamente.

-¿De dónde saca el tiempo?

-La Crónica de la ciudad la llevo al día, dedico muchas tardes a la investigación y algunas veces me podrías encontrar incluso un sábado o un domingo por la tarde trabajando en el Archivo. Es cierto que les quito mucho tiempo a mi mujer y a mis hijas y que se lo doy a mi otro amor, que es Alzira. Pero ese esfuerzo me lo recompensa el reconocimiento de la gente.

-¿Qué proyectos tiene ahora mismo entre manos?

-Próximamente, calculo que en el transcurso del primer trimestre del año que ha comenzado, verá la luz un libro que considero muy interesante. Hemos recuperado y lo va a editar la Institució Alfons el Magnànim de la Diputació de València una Topografía Médica de Alzira del año 1917. Ahora hace un siglo que fue escrita por su autor, que tras algunas indagaciones descubrimos que fue el periodista alcireño y estudiante de medicina, Enrique Badenes Gallach. Se trata de un texto valiosísimo porque da cuenta de la vida de la ciudad de hace una centuria y de los hábitos y de las costumbres de nuestros abuelos y bisabuelos. La obra la hemos trabajado Carmel Ferragud, Ciprià Teodoro, Josep Bernabeu y un servidor y, seguro que va a gustar mucho. Por otro lado, a través de Reclam y junto con el fotógrafo Miguel Ángel Gil tenemos muy adelantada una 'Geografia històrico-devocional dels pobles de la Ribera del Xúquer' que llevo trabajando desde hace cinco años. Con todo el proyecto estrella, que finiquitaremos pronto, será la 'Història d'Alzira' que, capitaneada por el Vicerrector Jorge Hermosilla, coordinamos la decana de la Facultad de Geografía e Historia de la UV, Ester Alba, y yo. Se editará, casi con toda probabilidad en 2019 y aquí hay que destacar el interés que ha puesto en hacerla realidad el alcalde de la ciudad, Diego Gómez.

-La bibliografía local se enriquece.

-La verdad es que son muchas y buenas las aportaciones de los últimos años. A las obras que considero ya clásicas de José María Parra Ballester y de Bernardo Montagud, de Rafael Sifre Pla, de Eduardo Part Dalmau y de Alfonso Rovira Marín, hay que sumar otras más recientes y no menos interesantes sobre temas muy concretos como las del propio Montagud sobre el Arte y la Semana Santa local, la de Salvador Andrés sobre las Fallas, las de Antonio Martínez Pérez sobre Prehistoria, la Toponimia, los Judíos o la fiesta del Corpus o las de Salvador Vercher y Vicent Garés Timor que tratan capítulos muy interesantes en sus tesis doctorales sobre aspectos económicos, políticos y sociales de las épocas Medieval y Moderna en Alzira.

-En lo personal éste ha sido un año jalonado de éxitos.

-La verdad es que no tengo suficientes palabras de agradecimiento. Me siento valorado y querido y eso este año lo he visto reflejado, entre otras muchas cosas, en la concesión del Premi a la Solidaritat que me otorgaron los amigos de ADISPAC y con el galardón 'Pont de Ferro concedido en la I Gala organizada por la Delegación de Cultura de la JLF. ¿Qué más puedo pedir?

-¿Desea añadir alguna cosa más?

Pues agradecer a los medios de comunicación y particularmente a LAS PROVINCIAS su interés y agradecerle el que siempre se haga eco de las actividades en las que participo, bien sean como archivero o a nivel personal a través de las diferentes entidades y asociaciones con las que colaboro. Quiero, por último, aprovechar la ocasión que me brindas para manifestar nuevamente mi agradecimiento a cuantos tienen a bien confiar en mí, que son muchos, por valorarme y contar conmigo.

Fotos

Vídeos