L'Alcúdia estrena ecoparque construido con hormigón y plásticos reciclados

Visita a las nuevas instalaciones de l'Alcúdia. / lp
Visita a las nuevas instalaciones de l'Alcúdia. / lp

Es la primera instalación creada con estos criterios de sostenibilidad y se informatizará para controlar el volumen de reciclaje

A. TALAVERA L'ALCÚDIA.

El Consorci Ribera i Valldigna pondrá en marcha en los próximos días el ecoparque número 26 de su red y que se ha instalado en l'Alcúdia. Una instalación pionera ya que es el primero que se ha construido con criterios de sostenibilidad ambiental de la Comunitat Valenciana.

Esto supone que el edificio se ha alzado con hormigones reutilizados para los muros y los accesos al ecoparque, plásticos reciclados para señalizaciones, elementos exteriores y accesibilidad. Todos estos materiales conforman este nuevo ecoparque que se convierte así en el primero en utilizar elementos sostenibles para su construcción. Este ecoparque, además, está preparado para su futura informatización, y para la puesta en marcha de la iniciativa, «cuanto más reciclas, menos pagas» que el presidente del Consorci, Salvador Montañana, anunció en el balance de gestión a finales del año 2017, hace apenas tres meses.

El Consorci Ribera i Valldigna , se sitúa así como el Consorcio de gestión de residuos de referencia, con la Planta de Tratamiento más eficiente de España, y con una red de 26 ecoparques fijos y 2 móviles que dan servicio a los 320.000 vecinos de los municipios de la Ribera y parte de la Valldigna. Y todo ello, atendiendo a los criterios de eficiencia económica y sostenibilidad ecológica.

El nuevo ecoparque de l'Alcúdia, ubicado sobre una parcela de uso industrial de 2.992 metros cuadrados, y con una superficie construida de 2.783 metros cuadrados, ha tenido un coste de ejecución material de 350.000 euros.

El secretario autonómico de Medio Ambiente y Cambio Climático, Francesc Quesada, junto al director general de Cambio Climático y Calidad Ambiental de la Generalitat Valenciana, Joan Piquer, el presidente del Consorcio Ribera y Valldigna, Salvador Montañana, el alcalde de l'Alcúdia, Andreu Salom, y miembros de la Comisión de Gobierno del Consorcio, han realizado la visita oficial para las nuevas instalaciones.

Los representantes de la Conselleria han quedado muy satisfechos con el resultado de esta nueva construcción y también con la visita a la planta de tratamiento de residuos que el Consorci tiene en Guadassuar.

Sobre la planta el nuevo secretario autonómico ha destacado la importancia de potenciar las instalaciones para que sean conocidas por las asociaciones y se fomente la educación ambiental.

«La puesta en marcha de un ecoparque de este tipo, construido desde la sostenibilidad ambiental y económica, mirando hasta el detalle cada céntimo que invertimos para dar servicio a nuestros ciudadanos, muestra cuáles son los objetivos de nuestra gestión al frente del Consorcio. Cuidamos el medio ambiente, damos servicio al ciudadano gestionando desde la coherencia y el rigor, y nos situamos a la delantera de la gestión de residuos en el territorio nacional», ha explicado el presidente del Consorci.

El hecho de que este nuevo ecoparque sea construido precisamente en l'Alcúdia, «era una necesidad que el Consorcio tenía pendiente», y «demuestra cómo ha cambiado el modelo de gestión del Consorcio: más transparente, más participativo, y buscando el beneficio común entre todos, alejando disputas políticas para dar servicio a nuestros ciudadanos», ha añadido.

La red de ecoparques del Consorci Ribera i Valldigna llega así ya a los 26 ecoparques fijos ubicados cada uno a menos de 5 kilómetros de la población más lejana, por lo que pueden depositar los residuos especiales para su reciclaje en cualquiera de ellos, de manera gratuita, los 320.000 ciudadanos a los que da servicio el Consorci. La puesta en marcha en este 2018 de un nuevo ecomóvil que acerca el reciclaje a 18 poblaciones, y la próxima construcción de tres ecoparques más, el próximo ecoparque número 27 junto al Complejo de Valorización de Residuos de Guadassuar, que completará el circuito educativo de visitas, consolidarán esta red, siempre bajo los mismos criterios de sostenibilidad, para hacer realidad desde el Consorcio los principios de la Economía Circular.

A los ecoparques están destinados aquellos residuos más nocivos para el medio ambiente, y más molestos, que no se pueden depositar en los contenedores de residuos mezclados ni de reciclaje: escombros, electrodomésticos, aceites, barnices, tubos de neón, pequeños aparatos eléctricos y electrónicos... residuos que, desafortunadamente son cada vez más frecuentes y que la red de ecoparques y ecomóviles se encarga de reciclar correctamente.

Además, de los ecoparques, el Consorci Ribera i Valldigna continúa modernizándose con la construcción de la planta de compostaje junto a la de tratamiento. Unas obras que van a buen ritmo y ya se encuentra cerrada parte de la primera nave de la instalación donde se colocarán la maquinaría que se puede reutilizar de la planta antigua.

Fotos

Vídeos