Un incendio en Cullera obliga a desalojar viviendas y un instituto

La presencia de varios focos hace pensar en una posible intencionalidad del fuego, que se controló unas cinco horas después de su inicio

MANUEL GARCÍACullera

Me he asomado por la ventana y he visto lo que había. Para no asustar a los alumnos les he dicho que estaban quemando rastrojos». Una profesora del IES Blasco Ibáñez de Cullera relató ayer el desalojo del centro que se llevó a cabo debido al incendio que afectó a la montaña y que también obligó a que los ocupantes de seis viviendas cercanas las tuvieran que abandonar con celeridad. Faltaban unos minutos para la una de la tarde y comenzó un incendio forestal en la montaña cullerense, en la zona del Replà de Sant Antoni.

Más que la posibilidad de que las llamas pudieran alcanzar al centro, difícil debido a la ausencia de vegetación cerca del mismo, lo que preocupaba era el modo en que el humo pudiera afectar a los alumnos y profesores, que tuvieron que abandonarlo para evitar verse afectados de alguna manera.

Un factor que benefició a las tareas de extinción fue que el viento sopló con mucha menos intensidad que en jornadas anteriores en la zona.

Efectivos de la Guardia Civil de Cullera fueron los primeros que llegaron hasta el lugar de los hechos y controlaron que no hubiera situación de peligro alguno. Posteriormente lo hicieron miembros del Consorcio de Bomberos de Valencia y efectivos de la Policía Local de Cullera. El alcalde de la ciudad, Jordi Mayor, estuvo en todo momento pendiente de las tareas de extinción.

Dos medios aéreos y dos dotaciones del Consorcio de Bomberos participaron en la extinción. También se movilizaron dotaciones procedentes de Cullera, Catarroja, Gandia, Xàtiva, Llutxent y La Font de la Figuera.

Minutos antes de las cuatro de la tarde se dio por estabilizado el fuego y alrededor de las cinco y media se dio por controlado sin que hubiera habido daños de relevancia en ninguna de las viviendas más cercanas al fuego.

Respecto a las causas del incendio, y aunque no se podía afirmar de manera categórica, el hecho de que aparecieran varios focos en diferentes puntos podría hacer pensar en la intencionalidad del mismo, aunque deberá ser una posterior inspección del terreno la que determine el motivo del incendio que afectó a la montaña.

.

El incendio de ayer trajo a la mente de los vecinos el fuego acaecido en abril del año 2014, pero esta vez tras el disparo de un espectáculo pirotécnico en una jornada festiva pese a la alerta máxima que se había decretado.

Por otra parte, en el municipio de Salem, en el límite de las provincias de Valencia y Alicante, se declaró otro incendio forestal en cuya extinción trabajaron dos medios aéreos de la Generalitat, cuatro unidades de Bomberos forestales con cuatro autobombas, un capataz coordinador, un técnico forestal y un agente medioambiental y que fue controlado.

El riesgo de incendios forestales fue ayer extremo en el interior norte de Castellón, alto en el resto de la provincia y medio en el interior de las provincias de Valencia y de Castellón, según señalaron desde Emergencias.

Fotos

Vídeos