Finalizan los trabajos de reforestación en las zonas afectadas por los incendios de 2016

El delegado del Gobierno durante su visita a Sumacàrcer. / lp
El delegado del Gobierno durante su visita a Sumacàrcer. / lp

El Estado invierte 250.000 euros en la recuperación de las casi 4.000 hectáreas afectadas de las zonas de Bolbaite y Carcaixent

BELÉN GONZÁLEZ ALZIRA.

El Gobierno central ha finalizado los trabajos de reforestación y de lucha contra la erosión en las zonas afectadas por los incendios de Bolbaite y Carcaixent los días 15 y 16 de junio de 2016, en los que se vieron afectadas un total de 3.826,86 hectáreas y que afectó a otros municipios tanto de las comarcas de la Canal de Navarrés y Ribera Alta, pero también de otras comarca como La Costera, concretamente el municipio de Xàtiva, también sufrió las consecuencias del fuego.

El delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues ha comprobado en Sumacàrcer, otro de los municipios afectados, el resultado de los trabajos ejecutados por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Dirección General de Desarrollo Rural y Política Forestal, para restaurar estas zonas afectadas.

La mayor parte afectada fue de monte bajo mediterráneo y unas 250 hectáreas de pinar maduro, agravándose los efectos por los episodios extraordinarios de lluvias torrenciales acaecidos durante los meses de noviembre y diciembre y enero siguientes, que ocasionaron daños sobre infraestructuras, derribos de arbolado, fuertes escorrentías y arrastre de cenizas en las zonas quemadas.

Para luchar contra la erosión y la desertificación y favorecer la reforestación, el delegado de Gobierno ha señalado que el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ha invertido 250.000 euros para paliar los daños sufridos por los dos mayores incendios forestales de la Comunitat Valenciana hace dos años y que supusieron un importante despliegue de medios humanos y materiales por parte del Gobierno, incluido la Unidad Militar de Emergencias.

Cabe recordar que estos incendios afectaron a diferentes municipios de la provincia de Valencia. En concreto a Bolbaite, Chella, Anna, Estubeny, Sellent, Cotes, Sumacàrcer, Carcaixent, Simat de La Valldigna, Alzira y Xàtiva.

Según se explicaba desde la Delegación del Gobierno, las actuaciones hidrológico-forestales de emergencia que se han ejecutado sobre las zonas afectadas pretendían conseguir varios objetivos. Por una parte, minimizar la pérdida de suelo a través del control de posibles procesos erosivos debidos a la escorrentía, así como la estabilización de barrancos y cauces y la reparación y mejora de la red de pistas forestales.

Otro de los objetivos ha sido potenciar la recuperación de las especies vegetales mediante labores de selvicultura, así como acciones para la disminución de riesgo de plagas y enfermedades.

En concreto, en lo que se refiere a tratamientos selvícolas, se ha procedido a la corta y trituración in situ de pies quemados así como la poda, claras y clareo en las zonas menos afectadas.

Por otra parte, se ha producido a la construcción de fajinas y albarradas con el fin de minimizar al máximo la aparición de fenómenos erosivos en las zonas de mayor pendiente, suelos más pobres o síntomas evidentes de erosión, se ha procedido a la construcción de 1.545,55 milímetros de fajinas y 552 metros cúbicos de albarradas con la madera de los árboles quemados. También se han ejecutado 223,42 metros cúbicos de albarradas de mampostería donde había disponibilidad de material.

También se ha procedido a la reconstrucción de 200,13 metros cúbicos de muretes con mampostería en las zonas de mayor pendiente y sensibilidad tales como las áreas colindantes a los barrancos, pistas y vías de acceso

Otra de las actuaciones fundamentales ha sido la reforestación. En las zonas de ribera que se han visto afectados por el incendio, se ha procedido a la plantación de especies vegetales propias de estos espacios, empleando chopos, álamos, olmos, sauces y fresnos entre otras especies.

Finalmente, se ha procedido a la adecuación y restablecimiento de la red viaria. Al respecto, se han ejecutado mejoras de la red de pistas forestales consistentes en desbroces y limpiezas de la vía, a las que se ha aportado una capa base de material granular.

Uno de los municipios que, a raíz del incendio y por ser uno de los más afectados, ha estado en todo este tiempo muy activo ha sido Carcaixent, donde se constituyó una mesa de concertación post-incendio, con el objetivo de estimular grupos de trabajo para el intercambio de información y la toma de decisiones y hacer un seguimiento de la recuperación de las zonas afectadas, así como propuestas para evitar futuros incendios.

Esta mesa ha organizado en estos casi dos años varios jornadas de trabajos en la que han participado técnicos medioambientales de las diferentes administraciones e incluso realizaba un proceso participativo para consultar a la ciudadanía sobre la propiedad y la gestión de las montañas de Carcaixent, en los carcaixentins decidieron mayoritariamente que fueran público.

Fotos

Vídeos