Un empresario taurino presenta un cartel con tres espectáculos en la Fira d'Agost de Xàtiva

Un empresario taurino está dispuesto a que se vuelva a ver una imagen como ésta en el coso de Xàtiva. / lp

Afirma que puede celebrarlos si hay «silencio administrativo» del Ayuntamiento y el Consistorio niega que exista permiso legal

BELÉN GONZÁLEZ XÀTIVA.

La polémica sobre los toros vuelve a Xàtiva y parece ser que se quedará largo tiempo. El empresario turolense Carlos Sánchez quiere presentar el próximo miércoles 12, el cartel para la Fira de Agosto, concretamente para los días 16, 17 y 18 con una novillada sin picadores, un concurso de recortes y una corrida de toros a cargo de los diestros Sánchez Vara, Román y Jesús Duque. La noticia salía en varios medios especializados en el mundo del toreo en el que anunciaban que 'Xàtiva vuelve a tener toros' y a recuperar su fiesta taurina y enseguida se extendía por la ciudad, pensándose incluso que pudiera ser un bulo.

Pero no se trataba de un bulo, al menos en su totalidad. Sí es cierto que se va a presentar el cartel y que el empresario ya tiene contratados todos los espectáculos, como ratificaban a LAS PROVINCIAS los responsables de las dos peñas taurinas locales, Socarrats y Punteret, pero también es cierto que no es tan seguro que puedan celebrarse finalmente los espectáculos, puesto que no cuenta con el permiso municipal, como ha confirmado el Ayuntamiento.

Y es que el empresario taurino, después de haber presentado varias solicitudes desde junio del año pasado en el Registro del Ayuntamiento no ha recibido respuesta y se acoge al silencio administrativo para entender estimada la solicitud.

Según explica Pepe Calatayud, portavoz del club Taurino Punteret, han sido los propios abogados de la Agrupación Taurina los que han aconsejado al empresario a seguir adelante, al considerar que la ley está de su parte. Sin embargo, desde el consistorio setabense, el concejal de Hacienda y portavoz socialista, Ignacio Reig, asegura todo lo contrario, que precisamente el artículo 24 de la Ley 39/2015 de Procedimiento Administrativo Común establece algunas excepciones en las que el silencio administrativo tiene efectos desestimatorios, como la «transferencia al solicitante o a terceros facultades relativas al dominio público o servicios a terceros», en la que estaría este caso. «Es algo que se estudia en primero de Derecho», dice Reig, quien insiste en que sin autorización no se puede realizar ningún espectáculo en un espacio público.

No obstante, el concejal asegura que «respetamos la iniciativa y valoramos que se tenga ganas de organizar eventos, pero se equivocan siguiendo este camino, porque ya explicamos que es una decisión tomada como resultado de un proceso participativo en el que mayoritariamente los ciudadanos dijeron que no querían este espectáculo. No es ir contra ellos, la gente ha votado y respetamos lo que decidieron».

Ignacio Reig, en declaraciones a LAS PROVINCIAS, manifiesta que «he sentido pesar por el lío mediático y la generación de un problema de forma gratuita y creemos que el camino que han elegido es el equivocado y de cara al futuro no ayuda este clima de tensión».

No obstante, apunta que, desde el Consistorio, «no nos sentimos agraviados, ya que están en su derecho de hacer lo que consideren y ejercer su derecho a solicitar y reclamar lo que estimen oportuno».

Sin embargo, desde el sector taurino local no creen la versión del Ayuntamiento. El portavoz del Club Punteret asegura que seguirán adelante con todas las consecuencias e insiste en un argumento que ya esgrimieron el año pasado, el nulo valor de la encuesta realizada, especialmente desde el punto de vista legal y por haberse realizado a su entender de forma sesgada, con una pregunta engañosa y sin permitir la participación en el proceso de las peñas taurinas. «Es una mera estadística y no pararemos hasta que el actual equipo de gobierno diga a los ciudadanos por qué no permiten que haya espectáculos taurinos realmente. Queremos que se destape la mentira y no vamos a permitir que sigan con la callada por respuesta, que dejen pasar el tiempo para que no les estalle la mierda en la cara».

Calatayud recuerda que, ciñéndose a la pregunta de dicha encuesta, el Consistorio nunca ha programado y organizado este tipo de espectáculos, sino que siempre lo ha hecho la iniciativa privada y el Ayuntamiento se ha limitado a cobrar un canon por uso.

Con respecto a la situación física y legal en la que se encuentra la plaza de toros, el portavoz del colectivo taurino reconoce que no reúne las condiciones porque aún están pendientes de concluir las obras, pero que durante doce años se han venido celebrado espectáculos, no sólo de toros, sino otros, con un permiso especial y que, de hecho, cuentan con el informe favorable de un aparejador.

Al respecto, aprovecha para criticar al Consistorio por su dejación. «Es lamentable que un inmueble público no tenga un mantenimiento mínimo», manifiesta.

Cabe recordar que precisamente el expediente de las obras de la plaza de toros fue uno de los intervenidos por la UCO el verano pasado y está siendo investigado por supuestos sobrecostes y cobro de mordidas por la adjudicación.

Fotos

Vídeos