Los ecologistas lamentan la falta de solución al problema de los residuos pese al cambio político

Instalaciones de un vertedero.
Instalaciones de un vertedero. / efe

Recomiendan a municipios como Turís, Real, Llombai o Montserrat que se opongan a albergar un nuevo vertedero

BELÉN GONZÁLEZ ALZIRA.

La Ribera en Bici-Ecologistas en Acción muestran su posición contraria a ampliar el número de vertederos en la comarca y lamentan que los «ayuntamientos del cambio» no hayan hecho nada para conseguir una solución al problema que supone la cada vez mayor generación de residuos.

La denuncia la hacen después de conocer el debate abierto en la asamblea del Consorcio Ribera-Valldigna para la construcción de un nuevo vertedero en La Ribera, al urgir la necesidad dado que se generan demasiados residuos sólidos urbanos y los existentes no son suficientes para recepcionar esa cantidad. Eso conlleva que actualmente se estén exportando miles de toneladas de residuos a Murcia, algo que desde el grupo ecologista también supone un ataque más contra el medio ambiente puesto que dicho transporte, que califican de «largo e irracional» hace que se genere también demasiado CO2, principal causante del calentamiento global.

En dicha asamblea del Consorcio también se proponían varios municipios como posibles opciones para la ubicación del nuevo vertedero como son Turís, Llombai, Montserrat y Real. Desde Ecologistas en Acción de La Ribera se recomienda a estos municipios que «se pronuncien en contra y se opongan frontalmente». Desde los colectivos ecologistas señalan que este tipo de instalaciones no son la panacea y se debe virar hacia otro tipo de alternativa que resulte más adecuado medioambientalmente hablando.

Para ellos la solución no está en contar con más vertederos, sino en ir hacia el «residuo cero» que, según aseguran, es posible si se fomenta una política basada en las '4R', esto es: reducir, reparar, reutilizar y reciclar. Explican que esta estrategia es la que están aplicando los países más avanzados y que sólo entonces «podremos hablar de un nuevo y mínimo vertedero».

La planta de Guadassuar, según los datos facilitado por la formación ecologista en un comunicado remitido en la jornada de ayer, ha recibido el pasado año un total de 135.885 toneladas, eso supone unos 420 kilos de basura por habitante y año. Con respecto a años anteriores, el crecimiento de basura que se recibe en dicha planta es de un 4% anual de media y destacan un dato, que de esos 135.885 toneladas sólo se recupera un 40% y el 60% restante se rechaza, «si dan estas cifras por buenas, una proporción pobre y muy lejos del 63% que recicla por ejemplo Austria».

A eso añaden que una parte de lo que se recicla no vale, principalmente en lo que a materia orgánica se refiere porque va mezclada y el compost resultante está contaminado y no vale para su utilización en el sector agrícola.

«Para hacernos una idea de lo que suponen las 82.126 toneladas de residuos rechazados el pasado año, solo hemos de considerar que se necesitan 8.200 camiones y uno tras otro llegarían desde Alzira hasta Sagunto, pasando por Valencia capital», explican muy gráficamente.

Desde La Ribera en Bici-Ecologistas en Acción son conscientes que el objetivo «residuo cero» es difícil «por los intereses creados y porque durante décadas no se han concienciado a la ciudadanía, todo lo contrario, se ha maleducado haciéndole creer que con pagar y votar ya hacían suficiente y así tenemos las calles, por ejemplo, que todos los días las limpian y siempre están sucias», insisten.

Es por ello que los ecologistas consideran «imprescindibles» buenas campañas para las 4R. «Es necesario aprender y enseñar que no es más limpio el que más limpia sino quien menos ensucia», subrayan. Así, confían en que pueda darse un giro a la hora de llevar adelante la política de residuos de los valencianos.

Más

Fotos

Vídeos