No es la distancia, es el desnivel

El personal de la empresa que ha contratado el Ayuntamiento de Xàtiva para redactar el plan de movilidad urbana sostenible parece entender que éste ha de contemplar el tamaño y la orografía de la ciudad. Pero luego lees lo que dicen ellos y el primer teniente de alcalde Miguel A. Lorente y parece que no entiendan que el problema no son los minutos que hay entre la plaza de España y el IES Luis Simarro, sino el desnivel que existe entre El Carmen y el conservatorio. Cualquier destino urbano ajeno a los ensanches situados a izquierda y derecha de la Baixada de l'Estació -que por eso se llama así- está al final de una pendiente; en algún caso a prueba de escaladores. El Serrat más setabense es el que canta: 'El camí fa pujada i me'n vaig a peu'. Por eso, situar en el mismo isócrono Académico Maravall y el carrer Sant Josep, como se ha hecho, suena a chiste.

Lorente ante el eco de su política. Miguel A. Lorente posó días para la prensa ante la fachada de la Casa de la Ciutat. En lo que no reparó el portavoz de EU es en que a su espalda, de manera bien visible, aparecería completamente vacío el aparcadero de bicicletas que él mismo puso ante tan imponente edificio. Un armatoste que no ha estimulado lo más mínimo el uso del velocípedo entre los visitantes o los moradores temporales o funcionariales de la casa consistorial ni ahora que hace buen tiempo. En contra de lo que pensaba Fernando Fernán Gómez, las bicicletas deben ser para el verano en otras partes. No en el lugar donde reside la soberanía popular local expresada en las urnas.

Revisar lo revisado. Si tomamos el nuevo plan de mantenimiento y escamonda del arbolado urbano setabense como lo que representa -una enmienda a la labor desarrollada hasta la fecha por el equipo especializado municipal- no tenemos nada que objetar. En el pecado lleva la penitencia. Pero si consideramos que el correctivo tiene un precio y que hacer ahora lo que no se había hecho antes nos va a costar 21.750 euros más, la perspectiva cambia. Y si damos por bueno lo expresado por la concejal de Medio Ambiente Pilar Gimeno, en el sentido de que se va a «revisar el 100% de la población arbórea de la ciudad», cifrada por ella misma en 3.000 ejemplares, y echamos cuentas la cosa cambia aún más. Porque nos sale a 7 euros el ejemplar. Y por 7 euros no te retiran las ramas muertas ni te podan o le dan buena forma a un naranjo. No digamos ya si es un platanero como una casa. Mucho nos tememos que la revisión será bastante somera aunque se haga con un dron.

Intervención en la Alameda. El inicio, ayer, de la intervención en los plátanos de la Alameda de Xàtiva demostró la inutilidad de los años de demora que arrastra. La de retirada de los dos grandes tocones que permanecían desde hace lustros en la avenida de Selgas puso de manifiesto que no era la raigambre del malogrado árbol lo que impedía su extracción, sino la indolencia de quien estaba obligado a llevarla a cabo. Las raíces de ambos ejemplares estaban completamente secas y se quebraron sin afectar siquiera al alcorque.

Un libro ayuda a cambiar. Éxitos como el del libro de Paco Cerdà 'Los últimos. Voces de la Laponia española' son los que han hecho posible la reacción oficial y social ante la diáspora que sufre media España. Medidas como la creación de la cátedra de despoblación en la Universidad de Zaragoza gracias al patrocinio de la corporación provincial o gestos como los esbozados aquí por el Consell eran inimaginables hace apenas un par de años. ¿Cuándo se ha visto que un político como Juan A. Sánchez Quero diga que «no queremos que estudien las causas. Las conocemos. Queremos que nos digan qué medidas pueden frenar la expansión del desierto demográfico»? Nunca hasta este aldabonazo.

Una piscina cerrada diez años. Esta semana pasada volvieron a abrir sus puertas las piscinas de Lorquí (Murcia). Una instalación que cuenta con un vaso de 25x12,5, otro de enseñanza de 12,5x8 y un tercero de chapoteo. Cerraron hace diez años por lo mismo que cerraron en su día las de La Murta: porque suponían un peligro para sus usuarios. Rehabilitarlas por cabezonería del Aldavero López de turno ha requerido una inversión de 400.000 euros.

Valls cubre su piscina... de cemento. La junta de gobierno del Ayuntamiento de Valls (Tarragona), por su parte, acaba de tomar una decisión que se encuentra en las antípodas de lo que promueve el consistorio setabense. Convertir la antigua piscina de verano del Vilar y el entorno en una pista polideportiva adaptada para la práctica de cinco deportes distintos. Una forma menos gravosa de cubrirla que la que apadrina Aldavero sí que es.

Más sobre el COR. El gerente del Consorcio de Residuos V5 (COR) Sergi Pérez Serrano reconoce, en carta dirigida a este diario, que es cierto que entre las «unidades fiscales» a cuyos propietarios se les ha reclamado el pago de la tasa figuran numerosos «inmuebles sin agua ni luz (exentos de pago) o garajes adscritos a las viviendas». Pero que no es el COR el que se saca «unidades fiscales de la manga», sino el servicio de gestión tributaria de la Diputación, cuyo padrón procede a su vez «del IBI catastral de cada municipio». Recrecido este último año «por la incorporación de edificaciones [situadas] en los diseminados» cuyos titulares «no habían pagado nunca hasta ahora». Recuerda que «el COR se encarga de la gestión de los residuos (tratamiento, valoración y eliminación), mientras que la recogida depende de cada ayuntamiento. Por lo que el número de contenedores es competencia de los distintos consistorios». Aclara que el recibo no contempla margen de beneficio alguno.

Fotos

Vídeos