La Diputación promete a Alcàntera y Càrcer iniciar el proyecto de la variante

Seguí dialoga con los alcaldes de la zona. / lp
Seguí dialoga con los alcaldes de la zona. / lp

Los alcaldes quieren que esta obra sea una realidad cuanto antes para que los vehículos pesados dejen de circular por sus municipios

REDACCIÓN ALZIRA.

El diputado de Carreteras, Pablo Seguí, se ha reunido esta semana con los alcaldes de Alcàntera de Xúquer, Julio García, y Càrcer, Josep Botella, para explicarles en qué fase se encuentra el proyecto de la variante de la CV-560, que permitirá sacar el tráfico pesado del interior de estos municipios, una de las reivindicaciones históricas de estos municipios.

Tal como les trasladó Seguí, los técnicos de la Diputación de Valencia están en estos momentos llevando a cabo un reestudio del proyecto básico a fin de actualizarlo y adaptarlo a la normativa actual.

«Seguimos avanzando para convertir en realidad el proyecto de la variante que el PP abandonó en un cajón, y ya no nos vamos a parar», aseguró.

De esta forma, la Diputación de Valencia da cumplimiento al compromiso alcanzado con los dos primeros ediles en la visita que les realizó el pasado mes de octubre, cuando pudo comprobar de primera mano el alto número de vehículos que atraviesan por el casco urbano, muchos de ellos, camiones de gran tonelaje.

La construcción de una circunvalación para la CV-560 fue puesta por primera vez sobre la mesa de la Diputación de Valencia en el año 2004. Desde entonces hasta el año 2010, el único trámite que se llevó a cabo fue la redacción de un proyecto básico, que debía haber servido de punto de partida para la redacción del proyecto constructivo, pero tras el cual, sin embargo, la tramitación quedó paralizada. Ahora, ocho años después, Seguí ha explicado que el problema con el que se están encontrando los técnicos es que aquel proyecto básico «se ha quedado muy anticuado y no tiene en cuenta cuestiones tales como la inundabilidad, además de que presenta una tramitación incompleta, pues no había pasado por las administraciones implicadas que tenían que dar su opinión y autorización, como la Confederación Hidrográfica del Júcar o la Dirección General de Patrimonio».

«Esto supone que antes de lanzar el proyecto constructivo hay que reestudiar toda la documentación y probablemente haya que modificar el trazado para asegurarnos de que es compatible con el Patricova», añadió el titular de Carreteras.

Otro de los aspectos que casi con toda seguridad sufrirá una alteración es el coste de realización de la variante, que en su día se cifró en 8 millones de euros y que los técnicos consideran que una vez actualizado todo el estudio, podría elevarse por encima de los 10.

Tanto el alcalde de Alcàntera de Xúquer como el de Càrcer manifestaron su satisfacción al comprobar que «efectivamente la Diputación de Valencia se ha tomado en serio una reivindicación que los vecinos y vecinas de estos municipios arrastran desde hace años».

«Somos conscientes de que es un proceso largo y que aún tendremos que esperar para ver el inicio de las obras, pero nos vamos con la confianza de que es algo que ya no se va a parar», declararon los alcaldes, quienes se mostraron satisfechos con que este proyecto pueda seguir dando pasos.

Fotos

Vídeos