Un depósito de agua nuevo en Sant Antoni

La noticia de la semana, del mes y, si nos apuran, del año es que el Ayuntamiento de Xàtiva sopesa construir un tercer depósito de agua, que se uniría al existente en el Bellveret y al que Egevasa posee en las faldas de la sierra Vernisa, con el fin de garantizar mejor el abastecimiento al hospital Lluís Alcanyís y a diversos polígonos industriales de la vega. Según le confesó el concejal de Servicios Públicos Ignacio Reig a Félix Lluch esta cisterna se construiría en las inmediaciones de la ermita de Sant Antoni, lugar donde el canal de Bellús se desborda y sufre numerosas filtraciones. Huelga advertir que esta nueva inversión tampoco guarda la menor relación con los constantes problemas de suministro que empezó a sufrir la ciudad a partir del día en que al entonces ponente de Aguas Potables Enrique Perigüell se le ocurrió cambiar la conexión con el acueducto entre la Fuente de los 25 Chorros y la planta de impulsión, en la calle del arquitecto Juan Pavía.

El lavadero de impresión. Las fotos antiguas de mujeres lavando la ropa en el ahora reconstruido lavadero de la plaza de Bassa son impresiones, como bien sabe quien las ha visto alguna vez. Tanto que un setabense descubrió días atrás que una de ellas de principios del siglo XX decora una tienda de lavadoras del Eixample barcelonés.

Una camiseta para tres independentistas. El fabricante de camisetas con la leyenda 'Xàtiva renaix de les cendres' tendría en los independentistas catalanes a unos buenos clientes si estos no hicieran honor al tópico y en lugar de comprárselas a pares se la fueran pasando de unos a otros. Feliu Ventura le regaló una a David Fernández que el diputado de la CUP lució tanto en su primer pleno como en el último. Como sabía que no iba a repetir se la regaló al cantante Lluís Llach, para que se la pusiera en su debut como diputado de Junts pel Sí en 2015. Y éste, a su vez, se la cedió a otro debutante, Ruben Wagensberg (ERC), quien no dudó enfundársela en el pleno de constitución del parlamento catalán tras los comicios del 21 de diciembre.

Eran gastos de técnicos y autoridades. El presupuesto de Fitur 2018 que nos ha hecho llegar el alcalde de Xàtiva Roger Cerdà contempla los gastos previstos por el desplazamiento tanto de técnicos como de autoridades a Madrid durante la pasada semana. El desglose aclara que los 3.900 euros mencionados en la edición de ayer aluden al alojamiento de siete personas en Madrid y al viaje y comidas de tres de ellas, más una pequeña cantidad (200 euros) para el transporte urbano y otra (100 euros) para imprevistos.

Abre un nuevo gastrobar. Personas conocedoras de cómo está el mercado inmobiliario comercial nos hacen notar que no debería extrañarnos la cantidad de tiendas que han cerrado en la avenida de Jaime I. A 2.500 euros de alquiler al mes tira la toalla hasta una firma tan solvente como la Pastelería Mora, que ha aguantado lo habido y por haber durante 259 años en Ontinyent. En el capítulo de bajas cabe consignar esta semana el cierre del taller First Stop, popularmente conocido como Firestone, de la calle de la Reina, 63. Sabemos de un alta, para compensar. El último rincón donde se refugió Jesús el del Lorente tras abandonar la calle Botigues, está a punto de volver a la actividad convertido en un gastrobar. Este bar de la plaza de los Poetas Setabenses se llamará a partir de ahora Ocho Patas, como una tienda del mercado de El Perelló (Valencia) y una taberna gallega de Barcelona.

El Consell sí que tiene dinero para Morella. La reconstrucción del claustro del convento de Sant Domènec no figura entre los proyectos agraciados este año con las ayudas del 1,5% cultural que otorga el Ministerio de Fomento, como ha denunciado el Ayuntamiento. Ni entre los subvencionados por el Consell, añadimos nosotros. No ocurre lo mismo con no menos de dos monumentos de la Morella natal del Molt Honorable President Puig. El día 18 se adjudicaron las obras de restauración de la Torre del Racó con un presupuesto de 218.000 euros a cargo de la Generalitat. Y el día 30 finaliza el plazo para la presentación de propuestas para la repristinación estructural de la puerta de los Apóstoles de la basílica arciprestal morellana en la Conselleria de Cultura. Esta actuación, presupuestada en 661.500,27 euros, es distinta a la que, a su conclusión, llevará a cabo el Instituto Valenciano de Conservación y Restauración (IVR+C) en la parte pictórica. Un IVR+C que mientras tanto realizará diversos trabajos de recomposición en el interior de este templo entre los que figura la reparación y puesta al día del órgano.

Segunda vida para otro convento. Otro convento que va a tener más suerte que el Real Monasterio de Santa Clara es el que los carmelitas poseen en Vila-real, localidad, miren por dónde, en proceso de hermanamiento con Xàtiva por aquello de que ambas fueron quemadas por el bando vencedor en la Guerra de Sucesión a la corona de España. El alcalde ha propuesto a los religiosos convertir una parte de él en albergue y el prior ha declarado que estarían encantados de acoger a familias necesitadas o refugiados si la corporación les construye un acceso para que este uso no altere la actividad escolar y religiosa que se realiza en el resto del cenobio.

PSOE animalista/PSOE normal. El PSOE de Xàtiva y el de Lorca son la noche y el día. En un aspecto concreto, por lo menos. Como, a diferencia del setabense, el lorquino no es animalista y además está en la oposición desde 2007 no se opone a la celebración de corridas de toros e incluso acaba de pedir una modificación de la ordenanza municipal que regula la tenencia de animales de compañía para que pase a ser obligatorio que los dueños de los perros limpien también los orines que evacuen sus mascotas en la calle. Modificación que ya está en vigor en Elche, Águilas, Mataró y Granada. Un botellín con una mezcla de agua y vinagre para borrar el rastro que dejan los antojos o multa al canto.

La afición a los alcorques vacíos. La Asociación de Vecinos de Benimaclet ha denunciado la existencia de un centenar de alcorques vacíos en las calles del barrio. Cantidad que se aproxima bastante a la existente otra barriada de Valencia, la de Torrefiel. No podemos pretender, por tanto, que por cinco o seis huérfanos (desde hace lustros) que hay en la Alameda la concejal de Parques y Jardines Pilar Gimeno y el biólogo municipal José Vera dejen las importantes tareas que a buen seguro llevan entre manos y se pongan a buscar como locos unos plataneros de chicha y nabo. Y menos ahora que el responsable de Feria Roger Cerdà los cubrió el pasado mes de julio de cemento y están de cine (de barrio).

Fotos

Vídeos