El Departamento de Salud reduce el consumo de antibióticos

Hospital de la Ribera. / lp
Hospital de la Ribera. / lp

Recuerdan que un uso incorrecto de los mismos incide en el aumento de las resistencias bacterianas y tiene efectos en la salud

REDACCIÓN ALZIRA.

El Departamento de Salud de La Ribera ha reducido en más de cinco puntos su consumo de antibióticos desde el año 2003. Así, se ha pasado de consumir 27,19 dosis de antibióticos por cada 1.000 habitantes y día (DHD), a 22,11 dosis. Así lo explicaron desde el propio departamento, quienes resaltaron la importancia de este descenso.

Según destacó el director médico del Departamento de Salud de La Ribera, el doctor Vicente Palop, «nuestro país, como otros países del sur de Europa, se ha caracterizado siempre por un elevado uso de antibióticos y, paralelamente, con una alta tasa de resistencias bacterianas», un modo de actuar por parte de la población que están intentando que varíe desde las instituciones sanitarias.

Cabe destacar, en este sentido, que el aumento de las resistencias bacterianas generado por un uso incorrecto de los antibióticos se está convirtiendo en «una seria amenaza para la salud pública, al reducir la eficacia de este tipo de medicamentos, indispensables para combatir determinadas enfermedades de carácter infeccioso».

«Por ello, es necesario realizar una labor continuada de concienciación, tanto de los profesionales sanitarios como de los usuarios, para realizar un uso prudente de este tipo de medicamentos», afirmó el doctor Palop, quien resaltó la bondad de las cifras alcanzadas, que desean puedan ser mejoradas en un futuro.

En este sentido, el Departamento de Salud de La Ribera comunica, periódicamente, a pacientes y profesionales, información sobre el uso más correcto de los antibióticos, a través de la difusión de hojas informativas con recomendaciones y consejos.

Así, las recomendaciones dirigidas a pacientes se centran en recordar que los antibióticos solo son útiles frente a enfermedades causadas por bacterias y que, por tanto, no son efectivos en caso de catarro, gripe, dolor de garganta y otras enfermedades infecciosas producidas por virus. Asimismo, se hace hincapié en que los pacientes no deben automedicarse y, en caso de que su médico les prescriba un tratamiento antibiótico, no deben abandonarlo nunca antes del tiempo establecido (aunque desaparezca la fiebre o mejoren otros síntomas).

Por lo que se refiere a las recomendaciones realizadas a personal sanitario, se recuerda que, antes de prescribir un tratamiento antibiótico, el profesional debe tomar una serie de medidas como confirmar la existencia de la infección y localizarla, conocer las resistencias bacterianas del área geográfica y determinar la necesidad o no de prescribir un tratamiento antibiótico determinado.

Asimismo, se recomienda administrar el antibiótico en las dosis correctas para el tipo y localización de la infección diagnosticada y ajustar la duración del tratamiento a ésta, así como informar al paciente sobre su proceso infeccioso y el tratamiento prescrito y controlar su cumplimiento.

La difusión de este tipo de información entre pacientes y profesionales forma parte de las acciones que el Departamento de Salud de La Ribera lleva a cabo con el fin de hacer un uso más racional de los medicamentos en la comarca y conseguir que estos se usen cuando sea realmente necesario.

Todas estas acciones realizadas se enmarcan, finalizaron, en el Plan de Uso Racional del Medicamento (PURM) del Departamento de Salud, que engloba también iniciativas de carácter formativo y divulgativo, como la celebración de jornadas y charlas o la edición de publicaciones monográficas sobre uso de medicamentos.

Fotos

Vídeos