La cúpula de la capilla de la Seu de Xàtiva continúa sin reparar

La iglesia inició las obras en diciembre pero la conselleria las paralizó quince días después por no contar con la autorización pertinente

BELÉN GONZÁLEZ XÀTIVA.

A primeros de marzo se cumplirá un año del derrumbe de parte de la cúpula de la capilla de la Comunión de la Iglesia Colegial Basílica de Santa María de Xàtiva sin que la reparación haya finalizado. Las obras se iniciaron a mediados de diciembre pasado, pero a los quince días fueron paralizadas por la Conselleria de Cultura, según explica el abad, José Canet, debido a la falta de una firma, aunque no ha sabido dar más detalles concretos.

En estos quince días se han podido arreglar la parte interior de la cúpula, por lo que ya no se aprecian los agujeros, pero falta la actuación principal que es la reparación del tejado, que fue la causa del derrumbe. El mal estado del mismo hizo que cediera después de los temporales de lluvia y viento que se producían en diciembre de 2016 y enero y febrero de 2017.

El proceso administrativo, unido a otros inconvenientes principalmente de carácter presupuestario han hecho que se demore la actuación en la capilla de la conocida Seu, algo que el abad lamenta puesto que desde un principio se consideró una obra de urgencia. «Como llueva -algo que estaba previsto para este fin de semana- todo lo que se ha realizado hasta el momento no servirá de nada», asegura José Canet, quien prevé que la actuación no esté acabada para la Semana Santa.

Y es que los mismos técnicos municipales comprobaron la magnitud de los daños y, desde el consistorio, se vio la necesidad de actuar con celeridad para que no se afectara el resto de la cúpula. Hasta el pasado mes de diciembre el tejado de la cúpula estaba protegido con un toldo que se instaló entonces para evitar la filtración de agua y desde entonces la capilla se mantiene cerrada al culto.

Desde el Ayuntamiento, la concejal de Urbanismo y miembro de la Comisión Mixta de Patrimonio, Cristina Suñer, ha explicado que la paralización se ha debido a que se iniciaron las obras sin la autorización necesaria y que en dicha Comisión, aunque tiene cedidas competencias de licencias, en este caso, al ser BIC (Bien de Interés Cultural) la decisión última es de la dirección general de Patrimonio. «Al no seguir los trámites que están establecidos por la Conselleria se les ha tenido que paralizar la obra, porque, además, son los técnicos de Patrimonio los que deben dirigir el proyecto y las actuaciones a realizar», explica.

Siguiendo esa línea lo explica el concejal de Patrimonio, Jordi Estellés, quien asegura que parece ser que el arquitecto contratado por la Seu ya ha mantenido un encuentro con los técnicos de Conselleria y se ha llegado a un acuerdo de los materiales que se pueden utilizar en un edificio declarado BIC, por lo que, la autorización y, por tanto, la reanudación de las obras podría ser inminente.

Por otra parte, está el tema de la financiación. Como ya adelantara LAS PROVINCIAS, en un primer momento, el abad tenía esperanzas de que el seguro se haría cargo de la actuación, cosa que, al parecer, no entraba dentro de las cláusulas y ante eso y tras la denegación de la subvención por parte de la Conselleria de Cultura y Patrimonio, se iniciaba una colecta entre los feligreses que resultó muy insuficiente, lo que le obligó a solicitar un préstamo bancario. Las obras están presupuestadas en 80.000 euros.

Sobre la denegación de subvención por parte de Conselleria, la concejala de Urbanismo lamenta este hecho especialmente porque el motivo de la no concesión ha sido porque la solicitud fue presentada fuera de plazo. Esa ayuda hubiera alcanzado un máximo de 20.000 euros.

La cúpula, realizada en yesería y sin ningún fresco, hacía poco tiempo que fue reparada cuando se produjo el derrumbamiento y anualmente se realizaba la limpieza del tejado que, en ningún momento se creía que estuviera en tan mal estado, pero el episodio continuado de lluvias evidenció que las vigas del tejado estaban en un estado de podredumbre.

Fotos

Vídeos