Cullera reanuda su plan para reducir en un 40% las barreras arquitectónicas

Una de las rampas construidas para evitar la existencia de barreras arquitectónicas. / lp
Una de las rampas construidas para evitar la existencia de barreras arquitectónicas. / lp

El Ayuntamiento, que comenzó este plan el pasado año, lo retoma tras el verano con el objetivo de que la ciudad sea más accesible

REDACCIÓN ALZIRA.

El Ayuntamiento de Cullera reactiva tras el verano el plan para la eliminación de barreras arquitectónicas en la ciudad. El proyecto, iniciado en 2016, sigue en su objetivo de transformar la ciudad en un espacio donde las personas con movilidad reducida puedan desplazarse de manera autónoma.

La medida más importante llevada a cabo es la habilitación de pasos rebajados en las aceras con instalaciones de bordillo final a cota cero. También se trabaja en la instalación de puntos de apoyo en calles con pendientes elevadas o con escaleras, amén de la disposición de barandillas de protección. Esta medida afecta sobre todo a las calles que están más pegadas a la montaña. A veces, la enorme inclinación de algunas vías hace que resulte imposible encontrar una solución 100 % satisfactoria en términos de accesibilidad.

Hasta el momento el Ayuntamiento ha intervenido en decenas de calles dando prioridad a los puntos negros determinados por los técnicos municipales. Sin ir más lejos, el núcleo urbano ya está lleno de zonas que se han adaptado para facilitar el tránsito de ancianos y personas que necesitan cualquier tipo de apoyo para desplazarse.

Salva Tortajada, concejal de Servicios Exteriores, ha insistido en que «el objetivo a largo plazo del ayuntamiento es ir interviniendo de forma gradual en todas las zonas de la ciudad que tengan algún tipo de impedimento para las personas con movilidad reducida». En ese aspecto, Tortajada ha destacado que los trabajos se están llevando a cabo ahora mismo en el barrio de la Bega aunque también se ha actuado en otras zonas del casco urbano y en la playa, atendiendo las demandas vecinales.

Tortajada recuerda que el consistorio tiene por objetivo reducir en un 40 % las barreras arquitectónicas que todavía quedan en las calles.

Fotos

Vídeos