Cullera liquida el ejercicio 2017 con 3'7 millones de remanente de tesoreria

REDACCIÓN CULLERA.

El Ayuntamiento de Cullera ha cerrado el ejercicio contable de 2017 con 3'7 millones de euros de remanente de tesorería, lo que supone, según explicaba en el último pleno celebrado por la corporación municipal, el concejal de Hacienda, Juan Vicente Armengot, «el mayor superávit de caja de los últimos años». Este hecho, según apunta, pone de manifiesto que el gobierno municipal ha logrado sanear las cuentas municipales en el segundo presupuesto diseñado y ejecutado por el actual equipo de gobierno que conforman PSPV y Compromís.

El alcalde, Jordi Mayor, afirmaba también que la gestión económica del consistorio demuestra que «si se gobierna de una mera legal, honrada y rigurosa, es posible reducir la deuda y al mismo tiempo hacer políticas para las personas».

Mayor afirmaba que «los ciudadanos saben que el dinero está gastándose en política social» y que «en cuanto lo permita el ministro Montoro, bajaremos la presión fiscal». El primer edil aseguraba que en este 2018 se bajará el nivel de endeudamiento por debajo del 75%, se podrá pagar a los proveedores en menos de 30 días y se acabarán de sanear las cuentas municipales». Mayor también ve este año como el de «la recuperación definitiva, de dejar atrás el plan de ajuste severo y de emprender proyectos de futuro con otros ánimos después de haber conseguido bajar 20 puntos la deuda».

Cabe recordar que el Ayuntamiento de Cullera era en el año 2012 el más endeudado de la Ribera con 39 millones de euros de impago de facturas. El Ministerio de Hacienda le intervino y puso un duro plan de ajuste. A finales del año 2017, la deuda se pudo reducir en un 26%, lo que le permitió destinar una mayor partida presupuestaria a amortizar dicha deuda y disponer de más liquidez para atender a las necesidades de los ciudadanos.

Fotos

Vídeos