Cullera forma a sus policías sobre el uso de la pistola Táser

Jornada de formación del uso de la pistola Táser. / lp
Jornada de formación del uso de la pistola Táser. / lp

Los agentes recuerdan que esta arma «salva vidas, no mata» y ha sido usada para resolver incidentes de gran tensión en la ciudad

REDACCIÓN ALZIRA.

Arededor de 30 agentes de la Policía Local de Cullera terminaron ayer su formación en el uso y manejo de la pistola Táser, el inmovilizador que emite una descarga eléctrica para repeler posibles agresiones y reducir a quienes las perpetran sin necesidad de recurrir a las armas de fuego, minimizando así los daños directos y colaterales que puedan causarse.

«La pistola Táser salva vidas, no mata». Así de contundente se ha mostrado Raúl Cerveró, agente de la Policía cullerense y uno de los instructores del curso. El objetivo principal de esta iniciativa es que los policías puedan responder ante una situación de gran tensión o violencia sin que nadie resulte herido.

Y es que la Táser se puede disparar a distancia, lo que se traduce en un menor peligro para la integridad física de los agentes, explica. Además, la víctima del artefacto solo queda aturdida durante unos segundos debido a la pequeña descarga eléctrica que recibe. Por otra parte, se evita que el disparo de una arma de fuego pueda cruzarse en la trayectoria de alguna persona inocente.

«Estas pistolas eléctricas sirven para inmovilizar a la víctima cinco segundos en los que la Policía aprovecha para actuar» ha detallado el instructor. «Transmite pulsos que inmovilizan los músculos de la víctima, pero al tener un amperaje tan pequeño, menor al de las luces de un árbol de Navidad, no resultaría herida ni una persona con marcapasos», añade.

Los agentes, la mayoría del área operativa y de la Policía de barrio, han recibido formación teórica y práctica a cargo de dos especialistas. El proceso educativo se ha celebrado este año a lo largo de dos periodos, acumulándose así un total de ocho horas formativas por persona.

El aprendizaje del uso de esta arma de electrochoque está incluido dentro del Plan de Formación Continua de la Policía Local cullerense, una de las pioneras en el manejo de esta pistola.

La Policía Local de Cullera ya se ha visto obligada en varias ocasiones al uso de la Táser en conflictos de gravedad. La última vez fue hace tan solo un mes cuando una vecina con problemas mentales amenazaba a su familia con un cuchillo de dimensiones importantes. La ciudad cuenta actualmente con dos pistolas Táser.

Fotos

Vídeos