Cullera evita pagar los 2 millones que reclamaba el Consell por los proyectos del Manhattan

Vista general de los terrenos afectados por el PAI del conocido como Manhattan, en una foto de archivo. / f. garcía
Vista general de los terrenos afectados por el PAI del conocido como Manhattan, en una foto de archivo. / f. garcía

El Consistorio pacta con el EIGE que la promotora que se haga cargo de este PAI pague los honorarios pendientes tras anular el convenio de gestión

ALICIA TALAVERA CULLERA.

El Ayuntamiento de Cullera ha anulado el convenio para la gestión del proyecto urbanístico del Manhattan, firmado entre el consistorio y la Generalitat Valenciana en 2003 y ratificado en 2004 durante la época del ahora encarcelado exconseller Rafael Blasco.

El pleno ha aprobado por unanimidad de todos los grupos políticos la propuesta del gobierno municipal (PSPV-PSOE / Compromís), una decisión surgida después de que el pasado mes de mayo se constituyera por primera vez en catorce años la comisión de seguimiento del convenio, de la que forman parte el consistorio y la Generalitat Valenciana.

El concejal de Urbanismo, Juan Vicente Armengot, ha señalado que la resolución contempla un pacto para que finalmente no tengan que ser los ciudadanos de Cullera los que costeen de su bolsillo los casi 1'9 millones de euros que el EIGE (antiguo IVVSA) reclamaba al consistorio en concepto de honorarios por la redacción de proyectos. Esta cuantía se repercutirá al futuro agente urbanizador y a los propietarios del sector según el acuerdo llegado con la Generalitat.

El alcalde, Jordi Mayor, se ha congratulado por esta circunstancia y expuso durante la sesión plenaria del martes que esta última posibilidad se ha dado gracias a las buenas relaciones existentes entre los actuales dirigentes municipales y autonómicos. Cabe recordar que hasta el cambio de gobierno tanto en la Generalitat como en el ayuntamiento los contactos para llevar a cabo la ejecución del Manhattan habían quedado rotos lo que provocaba que no se pudiese solucionar este problema que tanto ha dado de que hablar durante más de una década.

El próximo paso en el desenredo de la madeja del PAI de la Bega-Port será la firma de la resolución del convenio, que ya ha sido también aprobada por la Generalitat en la Comisión Territorial de Urbanismo.

Cabe recordar que en dicho convenio el entonces IVVSA asumía la ejecución y financiación de las actuaciones en el PAI. A cambio, Cullera cedía el 40 % del excedente de aprovechamiento que le correspondía de la actuación, cesión que se materializaría en parcelas para la construcción de viviendas de protección oficial. Además, el municipio debía retribuir al IVVSA por su labor urbanizadora y pagar estos trabajos en metálico o bien mediante la cesión de terrenos para la construcción de viviendas públicas.

En cumplimiento del convenio, el IVVSA contrató a los equipos que redactaron los documentos y tramitaron el PAI, que fue aprobado definitivamente en diciembre de 2007. Por este motivo, desde 2009 el actual EIGE estaba reclamando al Ayuntamiento estos casi dos millones que las arcas municipales no podían asumir.

Mayor se ha mostrado crítico con la gestión realizada por los anteriores gobernantes, que ha calificado de «chapuza». El ejecutivo municipal viene trabajando de forma discreta en el desbloqueo del Manhattan desde que comenzara la legislatura tras encontrarse con una situación harto compleja en lo económico y lo administrativo.

El primer edil no ahorró en reproches a los anteriores gobiernos del Partido Popular por su actuación en este tema urbanístico. «Ha hecho falta que llegue un alcalde socialista y un gobierno de progreso para que se empiece a arreglar esto y a poner un poco de luz en un proyecto que vendieron como su propuesta estrella y que embarcó a este ayuntamiento en una aventura irresponsable porque no podemos asumir la promoción de un PAI de esta envergadura», ha concluido la máxima autoridad local.

Fotos

Vídeos