Cullera considera que el cobro de una tasa turística sería ponerle «una zancadilla» al sector

El alcalde de Cullera, Jordi Mayor, interviene en una asamblea. / lp

El alcalde, Jordi Mayor, mostraba su oposición a la propuesta planteada por Podemos en el último debate de Política General en las Corts

BELÉN GONZÁLEZ CULLERA.

«Al sector turístico hay que impulsarlo y no ponerle zancadillas». De esta forma manifestaba públicamente el alcalde de Cullera, Jordi Mayor, su oposición a establecer una tasa turística en la Comunitat para regular el sector, que el grupo Podemos planteaba en el último debate de Política General en las Corts.

En el pleno ordinario de septiembre, Mayor expresó, en calidad de alcalde y de secretario de Turismo del PSPV-PSOE, que aunque todavía no hay ninguna decisión al respecto por parte del Consell su postura y la de la concejalía de Turismo es claramente contraria al cobro de este gravamen a los turistas.

El primer edil de Cullera no está solo en esta postura. Cuenta con el apoyo mayoritario del sector turístico del municipio que, a petición del propio alcalde, ya ha manifestado por carta su postura contraria a la misma al considerar que tendría más inconvenientes que ventajas.

Mayor considera que la tasa «no reportaría grandes beneficios a una localidad como la nuestra en la que, lamentablemente, una gran parte de los alojamientos turísticos son todavía alquileres en negro». No obstante reconocía que «probablemente, a otros les interese, pero no es nuestro caso».

Además, el alcalde cullerense mantiene que una tasa turística «restaría competitividad al sector» en un momento de crecimiento en el que, reiteraba, «lo que necesita el turismo es estímulos y no zancadillas».

A esta argumentación, el alcalde socialista plantea otra de las dudas que surgen respecto a esta hipotética tasa. Concretamente, se preguntaba sobre quién acabaría beneficiándose de la recaudación ya que se ha barajado la posibilidad de que los municipios se queden con un 30 % y el resto vaya a las arcas autonómicas.

«Si nos hacen como en otras ayudas, al final municipios de costa donde no hay alojamientos reglados acabarán sacando tajada de los que sí los tenemos y eso no es justo porque nos perjudicaría doblemente», explica el alcalde.

Mayor también cuestiona que quiera llamársele tasa y lo ve más como un impuesto. «Las tasas deben ser finalistas y la recaudación íntegra debe destinarse a un fin concreto. Aquí nadie nos está diciendo cuál es la finalidad, por lo que esto acabaría siendo un impuesto más», apunta.

Finalmente, el primer edil cullerense considera que antes de plantear este tipo de tasas se debe negociar en el marco de los acuerdos de Gobierno y advierte «que ni en el Pacte del Botànic ni en ningún otro acuerdo se plasmó».

Y es que, cabe recordar, que el municipio costero de la Ribera, ha vuelto a tener unos buenos datos turísticos este verano. De hecho, tras los buenos niveles de ocupación logrados en junio, julio y agosto, la ocupación en Cullera en la primera quincena de septiembre ha logrado batir un nuevo récord, con una media de cerca del 68%.

Según los datos que facilitaba Turismo de Cullera , la oferta de alojamiento total del destino ha aumentado un 2,37% con respecto al año 2013, que en datos concretos supone un total de 1.470 pernoctaciones más en una primera quincena de septiembre atípica.

El consistorio va cumpliendo de esta forma su objetivo de desestacionalización de la demanda.

Más

Fotos

Vídeos